Productos de fácil preparación y consumo ganan terreno en el país. El estilo de vida actual, en el que falta tiempo, requiere de opciones alimenticias rápidas.

Los alimentos congelados son una opción ideal y dentro de estos, los vegetales pintan como una respuesta a la tendencia creciente hacia una alimentación cada vez más saludable.

Dentro de la categoría de vegetales congelados se encuentran, por un lado, uno de los productos más populares en el mercado que son las papas congeladas listas para freír y consumir y, por el otro, el mix de verduras congeladas que mezcla arvejas, habichuelas, zanahoria y maíz en una misma bolsa.

Sus procesos de producción no son los mismos. Los vegetales en general tienen que haber pasado por algún proceso: estar pelados, cocidos, horneados, antes de ser congelados. Pero para el consumo, las papas se fríen y las verduras basta con someterlas a un proceso de cocción en agua caliente o al vapor por unos cuantos minutos. Por eso, son considerados productos semi procesados no terminados y congelados.

Del mismo modo, su comportamiento en el mercado del país no es similar. Elmer Botía, gerente general de Calypso del Caribe S.A., indica que el consumo per cápita de papas a la francesa congeladas en los últimos años pasó de 800 gramos a 1600 gramos, mientras que el consumo de verduras congeladas en el país, a pesar de ser un producto también en crecimiento, sigue siendo el más bajo en Latinoamérica.

Alfonso Murcia, gerente de ventas de esta misma compañía, explica que esto se debe a que de toda la categoría de alimentos congelados, que tiene un tamaño considerable, las papas son las que tienen mayor penetración. Son el producto más pedido y conocido, y con un volumen de ventas importante.

De acuerdo con lo anterior, estudios de Euromonitor encontraron que de 2010 al presente año, el consumo de papas en volumen ha pasado de 4,8 toneladas a 5,6 toneladas, de un total en Latinoamérica de 138 toneladas en 2010 a 183 toneladas en 2015.

Por su parte, el de verduras, en el mismo periodo, ha pasado de 1,5 toneladas a 1,7 toneladas, de las 108 toneladas a 134 toneladas respectivamente. Si bien sí se ha presentado crecimiento, también se ve que el consumo de vegetales congelados en el país en el mercado regional tiene una representación mínima respecto a las cifras de la región.

El líder en la categoría de las papas es McCain. Françoise Simonpietri, gerente general para Colombia y la Región Andina de esta empresa, destaca la innovación que la compañía ha venido haciendo en estos productos a lo largo de sus 50 años de existencia. Sin embargo, también dice que le están apostando a nuevas tendencias en congelados además de sus productos estrella, se están yendo también por la línea de vegetales, a la cual le seguirá apostando, pues quieren brindar el beneficio de productos que conserven sus características originales por un periodo más largo de tiempo y para un target que va desde restaurantes hasta hogares.

Para esto, es necesario no someter los alimentos a procesos improvisados y caseros de congelación, sino comprarlos preparados, pues se han hecho mediante un proceso IQF (Individual Quick Freezing) o congelación rápida de manera individual que asegura que los productos no necesiten aditivos químicos o preservantes para conservar su color, sabor, textura y valor nutritivo.

Nuevas ideas y más oportunidades

Esta es una categoría con una oportunidad de crecimiento enorme que ya ha sido identificada. Alfonso Murcia de Calypso del Caribe explica que “esto se debe a que son sanas, alimenticias, con alto poder vitamínico y porque aportan nutrientes pero no calorías. Son un producto ideal”. Así mismo, plantea que están teniendo un crecimiento interesante y que esta “es una de las categorías del futuro”, pero que tiene un reto importante y es el de ofrecer un precio competitivo para el consumidor. Para él “en verduras y en congelados en general hay mucho por hacer pero debe ser accesible al público, no debe restringirse su capacidad de compra a unos pocos, a eso le estamos apostando”.

Adicional a eso, plantea que uno de los compromisos es la innovación y estar en la capacidad de traer productos nuevos. “Ahora mismo estamos lanzando unos champiñones en sus propios jugos que se meten en una bolsa de aluminio, se someten a un proceso de pasteurización y luego de ser congelados, para el consumo, pueden ser preparados incluso con su propia agua. Esto es disruptivo, pues las verduras congeladas que más se encuentran en el mercado suelen ser maíz, zanahoria, habichuelas o arvejas, o los famosos mix de verduras que combinan varias de estas”, agregó.

La oportunidad está abierta para hacer crecer la categoría y hacer de Colombia un país más representativo a nivel de consumo en la región. Quedará por ver cómo estas marcas, líderes en el país tanto en ventas como en oferta de productos, logran adaptarse a los desafíos planteados por el mercado y por los consumidores.