Según Mintel, una de las tendencias que ha adquirido más fuerza en la industria de alimentos y bebidas es la alimentación saludable a partir de plantas y alimentos de origen vegetal.

La potencialización de las plantas como ingredientes clave en el desarrollo de productos genera un “boom” por los alimentos que reemplacen las proteínas animales por vegetales.

“La preferencia por las dietas naturales, simples y flexibles impulsará una mayor expansión de las fórmulas vegetarianas y veganas, así como de otras fórmulas centradas en las plantas”, indicó Jenny Zegler, analista global de alimentos y bebidas de Mintel, en el estudio “Tendencias globales de alimentación y bebidas, 2017”.

Proteína vegetal: el negocio de hoy y de los próximos años

La OCDE y la FAO prevén que a 2026 habrá una ralentización del crecimiento de la demanda alimentos, pues a pesar de que la población continuará creciendo, el consumo de carne, especialmente, se mantendrá relativamente estable, en su estudio.

En el estudio “Seis tendencias del retail en América Latina”, Nielsen muestra que algunos de los atributos que influyen en la compra es la naturalidad del producto y que el alimento esté constituido a base de frutas y vegetales.

Lo esencial de lo que se comerá en unos años, podría ser a 2050, cuando se prevé que habitarán 9.000 millones de personas y deberá aumentar la producción un 70%, sin disponer de mayores recursos naturales para esa época, será la sustitución de ingredientes animales por vegetales y superalimentos que contribuyan a “prevenir o curar patologías diversas”.

Industria de alimentos: al natural

Los consumidores se fijan cada vez más en las etiquetas de los alimentos y optan por los que dicen ser libres de colorantes, conservantes e ingredientes artificiales.

Una práctica que puede considerarse tendencia global es el uso de frutas y verduras para extraer colorantes. De licopeno, pimentón, remolacha y arándanos se extrae el color rojo en todas sus gamas; de la espirulina se llega al color azul; los cafés pueden ser derivados de la malta, el caramelo y las manzanas. Igualmente, la clorofila de los vegetales produce el verde, mientras que los amarillos y naranjas se extraen del cártamo, cúrcuma, caroteno y luteína.

Un sabor natural puede derivarse de especias, jugo de fruta o fruta, verdura o jugo de verduras, levadura comestible, hierba, corteza, raíces, hojas o material vegetal similar.