El proyecto i3-food busca que las compañías transformen sus procesos para conseguir un mejoramiento en distintos aspectos de su producción

Muchas de las empresas que hacen parte de este sector buscan mantenerse actualizadas en lo referente a las tecnologías que utilizan para elaborar sus productos. Con el fin de aprovechar las ventajas de tres de ellas surgió el proyecto i3-food en Europa, el cual promueve el uso de la Conservación por Campos de Pulsos Eléctricos (PEF-P), la Esterilización Térmica con Altas Presiones (HPTS) y la Extrusión de baja cizalla (LS-Extrusion).

Entre los beneficios que presenta el empleo de las mismas se destacan:

  • Ahorro de tiempo

  • Extensión de la vida útil de los alimentos y bebidas

  • Ahorro de energía

  • Procesos de control de las operaciones realizadas con ellas

  • Sistemas de validación para cada una

  • Mayor presencia de los productos en el mercado

  • Menos residuos en el retail

  • Mayor tamaño de los lotes de producción

  • Mejoramiento de la gestión de la producción

  • Disminución de los esfuerzos de limpieza

Cada tecnología se aplica en distintos subsectores dentro de la industria. Mientras que la Conservación por Campos de Pulsos Eléctricos suele usarse en las bebidas, la Esterilización Térmica con Altas Presiones va dirigida principalmente a comidas listas para consumir, salsas y sopas; y la Extrusión de baja cizalla resulta útil para productos fríos como los helados.

Pese a los criterios por los cuales las compañías deberían considerar implementar estas tecnologías para actualizarse, existen situaciones que impiden una mayor presencia de las mismas en el sector. En el caso de la Conservación por Campos de Pulsos Eléctricos, no hay suficientes formas de control y validación de proceso estandarizado y también falta claridad en cuanto a la normativa que tiene lugar para los productos en los que se empleó dicha tecnología.

Por otra parte, los consumidores todavía dudan de que la creación de alimentos y bebidas de estas maneras sea segura, y diversas empresas no están muy motivadas en invertir en estas tecnologías debido a los costos que implica.

Actualmente, son pocas las organizaciones que hacen las máquinas que se requieren para incluir estas tecnologías en los procesos. La mayoría son pequeñas, aunque hay algunas grandes que ya cuentan con varias en sus portafolios.

Además de la promoción de las tecnologías, el proyecto i3-food se encarga de realizar investigaciones sobre otras posibles aplicaciones de estas, innovación y determinación de oportunidades; y de estructurar hojas de ruta para lograr que sean usadas.

Fuentes: Agrodigital.com, i3-food

También le puede interesar: Food industry 4.0: digitalización de la industria alimentaria