Cada vez se construyen más espacios de reflexión, conocimiento e innovación sobre los principales aspectos que están transformando el packaging y que marcaran la tendencia a mediano plazo en torno a la sostenibilidad, la experiencia de uso, la automatización y la logística.

Sobre todo porque el empaque empezó a tomar una función económica y social, donde es ineludible su papel en el cuidado del entorno y el medio ambiente.

En sotenibilidad, el packaging empieza a plantear respuestas en cuestión de preservación de recursos, el uso de nuevos materiales, procesos y aplicaciones teniendo en cuenta su uso final.

También, empieza a tomar un rol importante en la seguridad alimentaria y en la vida útil de los productos para combatir los desperdicios. Por eso, se habla de ecodiseño, economía circular, valorización de residuos, certificación y fuentes de suministro alternativas, entre otros.

Sin embargo, también es fundamental no perder de vista al cliente y su necesidad de vivir nuevas experiencias. Ante esto, esta área busca que las marcas seduzcan, interactúen y fidelicen al consumidor a través del envase. Por ello, deben tener en cuenta el diseño estructural del evase, las aplicaciones de la impresión, las estrategias de branding, la interacción por medio de envases inteligentes, neuromarketing, entre otros.

La automatización de los empaques es un desarrollo que se viene dando y que va a tomarse el mercado. No se debe dejar de lado porque son instrumentos que ayudan a que la operación sea más efectiva, rápida y segura.

Por último, la industria de alimentos debe tener en cuenta que el empaque es un elemento fundamental para el marketing y las ventas en el retail. El etiquetado es fundamental para captar la atención de los clientes y tener una relación sincera con ellos.

Ser consciente de estos retos, va a llevar a su producto al éxito.

Información tomada de: www.tecnoalimen.com

(También le puede interesar: IAlimentos estará presente en Alimentec 2018)