Para la industria procesadora de alimentos, los temas de sostenibilidad y gestión medioambiental son muy importantes. Además, de concentrarse en pensar en la eficiencia de las instalaciones y de cómo trabajan dentro de la planta con los recursos naturales, también necesitan tener claridad sobre los residuos que generan.

El reciclaje mejorado consiste en la separación limpia de los productos secundarios vegetales y animales que se generan. Ya que estos se pueden utilizar para realizar otros productos. Para ello es importante tener en cuenta procesos de separación con los cuales se pueda aislar lo más valioso, convirtiendo un alimento en superalimento.

Un ejemplo de ello es el suero de la leche, que por medio de ultrafiltración se puede conseguir una concentración de proteínas de suero de leche de hasta un 35%. Para obtener concentrados de proteínas de hasta el 90%, el suero se libera de la grasa mediante microfiltración. La lactosa y los minerales como el calcio y el fósforo se pueden obtener por medio de nanofiltración u ósmosis inversa del permeado del aislamiento de proteínas.

Otro proceso que se ha introducido al reciclaje mejorado es la tecnología de separadores. Este proceso muestra ventajas en las lecitinas que se generan en la elaboración de judías de soja, pepitas de girasol y semillas de colza. Esta sustancia es apreciada en la industria de alimentos como alternativas naturales para emulgadores sintéticos y estabilizadores.

Gracias a estos procesos, la oferta de aditivos naturales para los procesos alimenticios es cada vez más amplia. Como se puede apreciar con el ejemplo de la pectina. De esta manera, se están creando nuevos productos con base en los residuos.

(También le puede interesar: La tendencia en pisos industriales va hacia soluciones sostenibles y duraderas)

Sostenibilidad

A parte del reciclaje de productos, otro factor importante es la sostenibilidad que ayude al cuidado del medio ambiente. Por eso, la industria de empaques está cambiando su manera de operar para producir elementos que no afecten al medio ambiente.

Coca- Cola es una de las empresas que anunciaron este año un nuevo plan estratégico innovador y ambicioso para el tratamiento de sus envases. La finalidad de esta es recolectar y reciclar para el año 2030 el 100% de sus empaques.

Lo que buscan con esto es que los empaques sean completamente reciclables y se dejen de usar envases de plástico. De esta manera, la compañía está invirtiendo presupuesto para contribuir a que las personas comprendan cómo reciclar.

Están fabricando mejores botellas a base de resinas de plantas y la reducción de cantidad de plástico presente en cada empaque.

“Las botellas y las latas no deberían perjudicar a nuestro planeta y un mundo libre de residuos es posible. Compañías como la nuestra deben ser líderes. Los consumidores de todo el mundo se preocupan por nuestro planeta, y ellos quieren y esperan que las compañías actúen. Eso es exactamente lo que vamos a hacer e invitamos a otros a unirse a nosotros en este camino”, indicó James Quincey, Presidente y CEO de la Compañía Coca-Cola en una entrevista para el portal Industria Alimenticia.

Para alcanzar estos objetivos la Compañía Coca-Cola trabaja a nivel global en conjunto con: la Nueva Iniciativa de Economía de Plásticos de la Fundación Ellen MacArthur, la Alianza de Mares Libres de Residuos de The Ocean Conservancy y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) (The Cascading Materials Vision y Bioplastic Feedstock Alliance). También sumará esfuerzos junto a nuevos socios a nivel regional y local, y planea trabajar con sus clientes clave para impulsar a los consumidores a que reciclen más envases.

Información tomada de: Portal Industria Alimenticia