La tendencia de consumo de productos orgánicos llegó a 162 países, este es un negocio que genera anualmente US$62.800 millones, según informó la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM, por sus siglas en inglés).

Una de las principales razones del crecimiento en su consumo es que no cuenta con conservantes, aditivos artificiales u otros productos químicos, lo que aumenta su valor, en especial en mercados desarrollados donde son cada vez más apetecidos.

Los productos orgánicos que más han demostrado demanda en el mercado internacional son las frutas, hortalizas, carnes y lácteos, se comercia con estos principalmente en Europa. Algunas empresas y los consumidores están de acuerdo con pagar unos pesos de más con tal de adquirir alimentos que son criados en granjas (carnes) y que acceden a pasturas naturales.

Los principales atractivos de los alimentos orgánicos es que están libres de residuos químicos, no contienen hormonas ni tampoco metales pesados presentes en suelos y aguas. Por otro lado, estos productos tienen mejor sabor, aroma y color lo que ha provocado un gran interés en países del viejo continente que representan un 71% de exportaciones.