Según predicciones del banco de inversión UBS, se espera que el mercado de proteínas vegetales y de carne vegetariana crezca anualmente cerca de 28 %, pasando de USD 4,6 mil millones en 2018 a USD 85 mil millones en 2030. Productos como Beyond Meat —un sustituto de la carne— y la Impossible Whopper de Burger King —una hamburguesa sin carne animal— son ejemplo de la creciente tendencia.

“Cada vez más, los consumidores buscan fuentes de proteínas saludables y sostenibles en todas las categorías, ya sean huevos, lácteos y carne. Además, ahora es más fácil y económico acceder a esta clase de productos”, comentó Josh Tetrick, cofundador y CEO de JUST, un proveedor de huevos de origen vegetal.

Esta tendencia también benefició a los productos lácteos de origen vegetal disponibles en el mercado. En el último año, el sector —en Estados Unidos— ha crecido cerca de 6 %, y proveedores como Alpro y Oatly son recordados por el consumidor.

También le puede interesar: Tendencia: ingredientes naturales de origen vegetal

UBS espera que el mercado de productos lácteos basados ​​en plantas llegue a USD 37,5 mil millones para 2025. Sin embargo, sus estimaciones de crecimiento para el sector alimentario basado en plantas en general es más conservador y depende de “si la adopción de carne basada en plantas se acelera gracias a la innovación y al aumento de conciencia en el consumidor”.

Transformación de la producción agrícola

Por otra parte, la división Global Wealth Management del banco detalló cuáles serán las transformaciones que experimentará la producción agrícola en la próxima década, en gran parte impulsadas por un consumidor que prefiere alimentos de origen vegetal sobre aquellos de origen animal. Se espera que la agricultura vertical, los alimentos cultivados en el laboratorio y la inteligencia artificial promuevan una nueva era en la producción de alimentos.

“En general, estimamos que la innovación alimentaria representará un mercado de USD 700 mil millones en 2030”, finalizó el informe. Además, se anticipa el desarrollo de nuevas tecnologías y el crecimiento del número de nuevas empresas agrícolas, con el liderazgo de Estados Unidos en términos de inversión.