El hecho que un laboratorio cuente con un sistema de gestión de calidad de este tipo aumenta la confianza en la precisión de los resultados

Si debe enviar una muestra de alguno de sus productos a un laboratorio, o realizar el ensayo en uno propio, sería positivo que este contara con la acreditación de la norma ISO 17025, la cual sirve como garantía de que el laboratorio cumple con los requisitos técnicos y de gestión que aseguran la fiabilidad de los resultados de los análisis.

Esta norma incluye los requisitos de la ISO 9001 e implica la realización de pruebas de aptitud o interlaboratorios para conseguir la acreditación. Estas consisten en comparar los resultados de un laboratorio frente a los de otros, con respecto a unas muestras que se envían a todos. Con base en su exactitud, se otorga un puntaje.

De acuerdo con Ryan James Malone, director técnico de Trilogy América Latina, en esta región del mundo es difícil que un laboratorio sea aprobado con ISO 17025, porque se exige más de lo que está consignado en la norma. Asimismo, existe la posibilidad que un laboratorio tenga algunos servicios acreditados y otros no.

También le puede interesar: 5 preguntas para comprender la norma ISO 17025/2017- Gestión de calidad