El empaque de un producto es uno de los planteamientos necesarios en el desarrollo de este. La inversión es indispensable para que el consumidor final adquiera un alimento seguro. ¿Cómo planear un empaque seguro y de calidad?

Aunque el factor costo es un elemento esencial, día a día nuevas tecnologías y envases permiten que las inversiones bajen un poco, así se dinamiza el mercado y se la da la oportunidad a empresas de diferentes tamaños de acceder a más innovaciones.

Las pequeñas y medianas empresas pueden y deben aprovechar para desarrollar nichos de mercado con productos innovadores, cumpliendo los estándares de calidad.

Estas son algunas pautas para la selección de un empaque:

  1. ¿Cómo lo va a utilizar el consumidor?
  2. ¿Cuánto desea empacar?
  3. ¿Cuánto tiempo va a ser la vida útil del producto?
  4. ¿Cómo va a llenar el producto? ¿Utilizará una máquina automática, semiautomática o manual?
  5. ¿En qué condiciones es el llenado?
  6. Después del lavado, ¿va a realizar un proceso de esterilización, cocción o autolavado?
  7. ¿Cómo va a transportar el producto?