Tener envases útiles, prácticos y hasta diferentes para los productos, no implica adquirir máquinas enormes y costosas

Muchas compañías están acostumbradas a comprar equipos de gran tamaño para empacar sus alimentos y bebidas, debido a que son los que conocen, y tal vez creyendo que son los únicos que están disponibles en el mercado.

Sin embargo, recientes desarrollos han permitido el surgimiento de máquinas que ofrecen opciones de envases con mayores beneficios para el producto y que no representan altos costos, buscando ser una solución para las empresas pequeñas y medianas.

Una de ellas se utiliza para sellar con películas, mediante un proceso sencillo, los productos que van en bandejas, evitando que el contenido salga del interior del empaque, cuidándolo de microbios y aumentando la vida útil de varios alimentos y bebidas. Este equipo también aporta a ahorrar tiempo en el envasado.

Existe otra máquina que aplica cremalleras o zippers a los empaques de los productos, a través de un sistema sencillo, que incluso se puede conjugar con equipos grandes. Su practicidad es la mayor contribución a las empresas, incluyendo tecnologías como un control a distancia, dejando de lado campanas y silbidos, poco solicitados por las compañías.

Entre las máquinas también está una que permite elaborar envases de PET con formas rectangulares, planas y circulares, proponiendo un nuevo estilo para las bebidas que puede llamar la atención de los compradores. La calidad sigue siendo la misma y entre sus aportes está la reducción en el consumo de energía.

Si la cantidad que produce una organización no es mucha, estos equipos pueden ser de utilidad para empacar sus alimentos y bebidas, y destacar entre los demás.

Fuente: Food Processing