El usuario de la actualidad busca alternativas que le hagan sentir felicidad al consumir, por lo que la industria de los alimentos está adaptándose a estos requerimientos y, así, abordando las muchas y variadas demandas de la modernidad.

Los restaurantes que le dan a los usuarios el poder de la elección se vuelven más populares, pues la personalización de los alimentos y bebidas se está expandiendo de forma generalizada para ofrecer una experiencia tanto en el ámbito de nutrición, como en cercanía.

Asimismo, los mensajes personales en los envases de los alimentos, o incluso en la propia comida, generan un compromiso más estrecho con los productos y las marcas. “Los consumidores de hoy en día están más comprometidos con sus alimentos que nunca antes, pero cada individuo es diferente y esto crea sus propios desafíos para la industria”, afirma Lu Ann Williams, miembro de Innova Market Insights.

Cada día, los comensales se interesan por conocer más información sobre lo que consumen. Una investigación realizada por Innova Market Insights, en 2018, muestra que el 9 % de los consumidores de Estados Unidos siguen dietas basadas en plantas, 6 % keto (o ketogénicas), 3 %  paleo y 3 % veganas.

Por esto, la industria está reconociendo la importancia de ofrecer un mejor servicio, de acuerdo con las necesidades de las personas, debido a que la personalización tiene un impacto en el bienestar mental y emocional, pues los productos libres de culpa y de “sentirse bien” atraen más la atención. De hecho, entre 2014 y 2018, hubo un aumento anual del 21 % en los lanzamientos de productos con afirmaciones como happy, joy o fun.

El sector se enfrenta a varios retos de transformación, entre esos, las tecnologías también están cumpliendo un papel importante: existen aplicaciones para una vida saludable y la ciencia ya está realizando pruebas de ADN, sangre y metabolismo, que proporcionan a los consumidores una mejor comprensión de sus propias necesidades dietéticas específicas.

También le puede interesar: Inteligencia de datos, la clave en la producción de alimentos