El buen trabajo en equipo entre proveedores, transportadores y minoristas es clave para que se mantengan las temperaturas adecuadas de los productos perecederos. El principal objetivo es darle a los consumidores solo productos frescos y seguros.

Aquí unos tips infaltables para garantizar una gestión óptima de cadena de frío:

  • Antes de transportar el producto este debe estar previamente regrigerado a la temperatura de circulación correcta, esto puede tener un impacto directo en la calidad y vida útil del producto
    El producto debe ser ensayado para asegurarse de que ha alcanzado la temperatura adecuada antes de comenzar a cargar. Es importante recordar que el éxito del control de temperatura inicia con el proveedor.
  • El pre-enfriamiento del contenedor debe ocurrir cuando esté conectado a la unidad de almacenamiento en frío. La temperatura del producto y del contenedor debe estar en equilibrio durante el proceso de carga.
  • Un contenedor que no esté conectado a una unidad de almacenamiento en frío no debe ser pre-refrigerado y luego conectarse. Esto puede crear numerosos problemas, incluyendo la formación de hielo y daños estructurales a los contenedores.
  • El producto debe ubicarse para que promueva el flujo de aire a través del contenedor y no se debe cargar por encima de la línea de carga.
  • El envase del producto debe promover el flujo del aire.
    Actualmente existen varios tipos de dispositivos de monitoreo de temperatura, incluyendo indicadores químicos, diagramas de banda en papel y dispositivos digitales; cuya función es mantener la temperatura correcta. Ayudan a prevenir la recepción de productos de mala calidad y son clave cuando el producto está fuera del control directo.
  • Tan pronto como el producto se consolida en los centros de distribución, se vuelve a agrupar y se envía al cliente final, ya sea en vehículos de propiedad de la empresa o subcontratado a transportadores. En ocasiones este segmento de la cadena de frío no utiliza dispositivos de monitorización independientes para validar si se han mantenido las temperaturas. Sin embargo, es una extensión de la cadena de frío y no debe pasarse por alto.
  • Los costos de estas prácticas en el seguimiento de la cadena de frío pueden ser muy bajos dependiendo de la aplicación y de la eficiencia del programa. Por otro lado, los productos perecederos que no se manejan adecuadamente podrían afectar a miles de personas y marcar un impacto negativo y significativo en los ingresos.

Recuerde que un programa integral de gestión de la cadena de frío mitiga esos riesgos y protege su rentabilidad.

Temperatura Alimentos

 

(También le puede interesar: Ramo le apuesta al crecimiento con su lanzamiento de crispetas)