Es importante conocer los factores normativos que incluyen estos elementos para evitar situaciones indeseadas

El sector de alimentos y bebidas requiere el uso de productos químicos en diversas etapas de sus procesos para garantizar el correcto funcionamiento de las máquinas, llevar a cabo su limpieza, elaborar ciertos alimentos y bebidas, entre otros.

Para un empleo que no ponga en riesgo el producto y mucho menos a quien lo compra o a quien participa en su elaboración, han surgido distintas normativas que plantean métodos de gestión. Está el sistema HACCP, el cual es obligatorio en Colombia y exige un programa de control de productos químicos, en el que debe considerarse lo siguiente:

  • Dichos elementos deben estar etiquetados de una manera específica (para lo cual se debe implementar el Sistema Global Armonizado), que aporte a minimizar circunstancias generadas por tomar productos que no son los que se necesitan

  • Disponer de lugares destinados únicamente para la ubicación de los mismos, de tal forma que no se pongan junto a objetos que puedan verse afectados. Asimismo, debe haber un registro del almacenamiento de los elementos químicos, deben permanecer bajo llave y colaboradores calificados deben ser quienes los entreguen y reciban

  • La creación de un inventario de los productos químicos puede contribuir a que se conozca cuánta cantidad de cada uno se tiene

  • Los colaboradores que utilicen dichos elementos deben ser formados para que les den un uso apropiado y cuidadoso

  • También deben poder conocer las fichas de datos de seguridad de cada producto químico, lo que permitirá que tengan en cuenta tales criterios durante su empleo

Precisamente, la ficha de seguridad de un elemento químico es la que está compuesta por:

  • Identificación de la empresa que lo elaboró

  • Identificación de los peligros

  • Primeros auxilios

  • Composición

  • Manipulación y almacenamiento

  • Acciones en caso de un vertimiento accidental

  • Acciones en caso de incendio

  • Propiedades físicas y químicas

  • Protección individual y controles de exposición

  • Información ecológica

  • Información toxicológica

  • Información reglamentaria

  • Información relacionada con el transporte

  • Estabilidad y reactividad

  • Consideraciones relativas a la eliminación

  • Otras informaciones

Por otro lado, la etiqueta de un producto de este tipo incluye un símbolo, palabra de advertencia e indicación de peligro

¿Qué dice el Sistema Global Armonizado?

En él se definen los parámetros para clasificar y comunicar los peligros de los productos químicos.

En cuanto a la clasificación, se menciona que esta debe hacerse según las clases de peligro: físico (sustancias corrosivas, radioactivas, riesgos de oxidación, fuego, entre otros), al ambiente (cuando pueden llegar a espacios en los que pueden afectar la flora y/o fauna) y a la salud (ponen en riesgo a las personas directamente).

Asimismo, la comunicación hace referencia a las hojas o fichas de seguridad que deben completarse por cada elemento químico, al igual que a la etiqueta que debe presentar.

Fuentes: Énfasis Alimentación, Creciendo Contigo, Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de productos químicos

También le puede interesar: ¿Por qué es tan importante el revestimiento de pisos en su planta?