El e-food está creciendo en todo el mundo. Esto se debe al resultado de las nuevas tecnologías disponibles, pero también a que una nueva generación digital de consumidores entra en el mercado.

Según la entidad financiera Morgan Stanley, el comercio electrónico de alimentos o e-food ofrece un potencial significativo para la expansión en el mercado.

Los procesadores de alimentos empiezan a considerar el canal de comercio electrónico y de qué manera opera en ese espacio la gran distribución teniendo en cuenta ¿qué atributos necesitan los productos?, ¿qué caducidad requieren?, ¿qué daño potencial necesitan superar en comparación con los productos de la tienda? y ¿qué tamaños de porción funcionan mejor para las ventas de comercio electrónico?

Al diseñar sus productos, la industria alimentaria todavía no ha considerado plenamente al consumidor de comercio electrónico o al nuevo entorno multicanal. Lo que está disponible en los lineales de la gran distribución no se ha diseñado específicamente para compras online y entregas a domicilio.

Todas estas consideraciones y muchas más se están planteando ahora como parte del desarrollo de nuevos productos, tanto para distribuidores como para procesadores.

 

 

¿Cuáles desafíos debe afrontar el e-food?

Hay 4 desafíos clave a los que los procesadores deben responder para ofrecer una oferta de comercio electrónico de alimentos:

  • Experiencia del consumidor
  • Sostenibilidad comercial
  • Protección del producto
  • Logística y transporte

Al desarrollar el concepto de nuevos productos, los procesadores deben considerar no solo los lineales de la gran distribución, sino también los requisitos especiales del canal de comercio electrónico.

La solución perfecta debe equilibrar estos 4 desafíos, ya que el desempeño negativo en cualquiera de estas áreas es un factor que puede conducir al fracaso del proyecto en su conjunto. Puede parecer complejo a primera vista, pero los procesadores no tienen nada que temer si abordan estos problemas uno a uno.

 

También le puede interesar: ¿Cómo fidelizar clientes a sus marcas?

 

El éxito futuro de la industria alimentaria depende de un enfoque proactivo. Al abordar cada uno de estos desafíos, los procesadores pueden cumplir con las demandas de la gran distribución que, a su vez, puede cumplir con las expectativas del consumidor, incluso aquellas que aún no han considerado, y todas las partes se beneficiarán.

Un estudio encargado por Sealed Air constata que el 87% de los compradores de comercio electrónico tienen más probabilidades de repetir la compra con un distribuidor si la experiencia ha resultado positiva.

La excelente presentación del producto, la larga vida útil (fechas de caducidad), un diseño atractivo, fácil apertura de los envases, el almacenamiento en el hogar, y ningún exceso de embalaje en el momento de la entrega ayudan a fomentar la compra repetitiva y aumentar la popularidad de la marca.

El e-food requiere un esfuerzo adicional, pues los productos deben llegar de forma rápida y segura, y a un coste no demasiado elevado para procesadores y grandes distribuidores.

Es el momento de que la Industria alimentaria se introduzca de lleno en los canales online y reaccione ante la creciente demanda de comercio electrónico, sin olvidar los retos que deberá afrontar. A nivel internacional, Deloitte predice que el e-food crecerá un 9,5% anual, para convertirse en una industria de 9,4 mil millones de dólares.

Si la industria alimentaria quiere aprovechar la oportunidad de mercado que ofrece el e-food, los procesadores y grandes distribuidores deben superar la amenaza competitiva de los gigantes del comercio electrónico y asegurarse de que los envases primarios y secundarios se unan perfectamente y aporten valor.

Fuente: Interempresas