Dentro de los productos que serán tendencia en el 2018, están aquellos que contienen proteínas en sus formulaciones.

Ejemplo de ello, son estos productos que han tomado mucha fuerza en el mercado por su alto valor proteínico.

Beyond Meat, El Segundo, Calif., introdujo una salchicha con más proteínas que las normales y con menos grasa que las salchichas de cerdo.  Dentro de sus características están el guisante, el fríjol de java, con rastros de remolacha para el color y el aceite de coco para la jugosidad.

Ripple Foods, Emeryville, Calif., creó un yogourt griego con doce gramos de proteína por porción y con alternativas como: veganos, libre de gluten, libre de soya, libre de nueces, libre de lactosa, entre otros. Además, cuenta con distintos sabores como: original, vainilla, fresa y arándanos.

Hampton Creek, San Francisco, introdujo el Just Scramble que es una alternativa de huevo hecho con proteína de fríjol mungo. El producto contiene 20% más de proteína que un huevo con cero colesterol.

Los productos vegetales también están tomado mucha fuerza en el mercado porque proveen estos valores nutricionales. Entonces, ya es común encontrarse  ingredientes como el banano, macadamias, guisantes, nueces de pili, pacanas, aguacate, entre otros; en nuevos tipos de yogourt, helado o leche.

Sin embargo, el uso de las fuentes de proteína animal se mantienen en la industria alimentaria. Datos del Departamento de Servicio de Investigación Económica Agrícola en Estados Unidos indican que para el  2018 se espera un incremento en el consumo per cápita de carne. En el caso de la carne roja, el consumo deberá pasar de 59,1 libras a 57 libras. La carne de cerdo incrementará a 52,1 libras de 50 libras que consumen. Mientras que la carne de pollo crecerá de 90,9 libras a 91,9 libras.

(También le puede interesar: 7 avances científicos en la alimentación.)

Información tomada de: Food Business News