¿Cómo trascender? ¿Cómo cautivar a los nuevos consumidores? ¿Qué hacer si la compañía pierde vigencia? Son algunas preguntas que resuelve el gerente general de la compañía.

Todas las empresas tienen el reto de generar recordación, mantenerse vigentes y trascender en el mercado, además, con mayor frecuencia, se enfrentan a consumidores que exigen productos novedosos, de calidad y que ofrezcan mayores beneficios.

 Lácteos El Pomar es una compañía que lleva 63 años atendiendo las necesidades de los colombianos, ha tenido altos y bajos a lo largo de su carrera en el sector, sin embargo, ha logrado mantenerse y decidió retomar su liderazgo reinventándose para llegar a las nuevas generaciones.

 Nelson Molano, gerente general de la empresa, cuenta a revista IALIMENTOS, la historia de la marca y sus lecciones aprendidas.

 ¿Qué ha pasado en los últimos años con El Pomar?

 Hemos encontrado unos errores que nos hicieron perder el liderazgo en un momento y eso es lo que estamos intentando retomar con una compañía muy relevante en la categoría hace unos 20 o 25 años. A raíz de esto, creo que lo que tienen que hacer las compañías es estar atentos a los cambios del mercado, saber lo que el consumidor quiere y hacia dónde va la industria. Porque, por ejemplo, en nuestro caso se perdió una oportunidad en el mercado que hoy estamos intentando retomar, todo un proceso de hacer volver la marca más cercana al consumidor, en cuanto a empaques, tamaños, precios y disponibilidad.

 ¿Qué cambios han tenido que realizar?

 En materia de planta hicimos mejoras para garantizar un producto nutritivo y saludable que con eficiencia permita tener un precio justo al consumidor y abordamos todo un tema de tecnología que garantice inocuidad. A eso le estamos apuntando hoy en día, sin embargo, somos una compañía que maneja los estándares de calidad desde hace 63 años, esto es algo que mantenemos como una promesa básica del negocio.

 ¿Cómo una empresa puede estar alerta ante esas situaciones o en qué momento debe reaccionar?

 Creo que no hay un momento específico para tomar acción, yo creo que en todos los momentos las compañías tienen que estar reinventándose. Tenemos hoy en día un consumidor mucho más exigente y conocedor, hay que acercarle una nueva propuesta de producto en cuanto a precio, calidad e ingredientes.

El reto ahora será permanente, porque el consumidor está cambiando a mayor velocidad que hace unos años. Yo pienso que hay mucho mercado para todas las industrias y que las medianas y pequeñas empresas no pueden estar pensando en su tamaño actual tienen que pensar en la potencialidad del mercado y ver cómo se ven a futuro e idear un plan, porque no serán pequeñas o medianas toda la vida.

 ¿Cuáles son las lecciones aprendidas?

 Yo creo que lo más importante es nunca dejar de reinventarse, creo que siempre hay que buscar oportunidades. En los momentos más difíciles siempre hay oportunidades para hacer las cosas mejor y para sacar adelante la compañía y esto no es de tamaños, esto es de una buena estrategia, es de un buen equipo liderándola. Es no desconectarse del mercado, no creer que lo que me sirvió hace dos años me va a servir ahora.

 ¿Qué está haciendo ahora El Pomar? ¿Cómo se está reinventado?

 Estamos trabajando en varios frentes, desde lo comercial, generando disponibilidad del producto, estar en las tiendas y volver a las cadenas. Nos habíamos retirado de las cadenas hace como tres o cuatro años y estamos volviendo nuevamente, porque ya tenemos un portafolio mucho más sólido para poder enfrentar el reto que es el consumidor de las cadenas que es un poco más exigente.

Venimos haciendo lanzamientos, un cambio de imagen, vamos a pautar nuevamente en televisión para que el consumidor nos recuerde y hacer actividades permanentes donde el consumidor nos vea como una buena opción para él, manteniendo una buena relación de precio- beneficio.

Estamos mejorando todos nuestros acopios, ya hemos abierto un acopio fuera de la planta y pensamos abrir más, estar más cerca del campesino y poder recoger la leche más cerca y garantizar que toda la cadena de frío no se pierda. En planta seguimos comprando equipos nuevos, hemos hecho casi una actualización de equipos en los últimos cuatro años, estamos mejorando todo el proceso, empezamos por la parte más crítica que es la esterilización y el empaque esa la vemos con toda la parte de homogenización, descremación, eso lo que hace es mejorar el producto y garantizar que todos los estándares de calidad se cumplan al 100 por ciento.