En días recientes, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) entregó el primer reporte de 2019 correspondiente al índice de precios al consumidor (IPC). Para esta oportunidad, la entidad realizó cambios de los cuales se destaca la ampliación de 9 a 12 divisiones del gasto (sectores de servicios).

A la cifra de 3,15% que registró el IPC para enero — cuya una variación fue de 0,60%, respecto a diciembre de 2018 (3,18%)—, la división del gasto de Alimentos y Bebidas no alcohólicas fue la que más contribuyó ubicando la cifra en 0,21%, respecto a diciembre de 2018. La variación de precios de este mismo grupo comparada al mes anterior fue de 1,40%.

La nueva canasta de consumo incluyó nuevos productos de alimentos, completando 443 en la lista general.

Estos son los productos que se incluyeron a la canasta del IPC para la división de Alimentos y Bebidas:

  • Brownie para llevar a casa
  • Carne molida de res
  • Tocino
  • Salchichón
  • Queso Mozarella
  • Avena líquida para el consumo en el hogar
  • Frutas en pulpa o congeladas
  • Maní
  • Mandarinas
  • Uvas (verdes y rojas)
  • Fresas
  • Mazorca tarro
  • Papa preferida y congelada
  • Harinas de yuca y/o plátano
  • Mazorca
  • Compota para bebé
  • Gelatina lista para consumir en el hogar
  • Litro de helado para llevar a casa
  • Salsa de soya
  • Caldos y consomés concentrados en cubos
  • Paquetes de frituras para consumo en el hogar
  • Canela
  • Aromáticas secas
  • Agua mineral para el consumo en el hogar
  • Jugos procesados para el consumo en el hogar
  • Gaseosa para el consumo en el hogar
  • Bebidas energizantes para llevar a casa
  • Leche de almendras para consumo en el hogar

De bedidas alcohólicas

  • Tequila
  • Aperitivos y cocteles de licor
  • Cremas de licor (incluye crema de whisky y sabajón)

¿Qué representa para el sector de alimentos los cambios en la canasta?

Ante los resultados generales, el periódico colombiano de economía, La República, publicó un artículo en el que se analiza el impacto que podrían tener los ajustes en la canasta sobre la inflación, puntualmente, la incorporación de nuevas divisiones del gasto, como lo manifiestan algunos expertos.

En el trabajo periodístico se indica que, en conclusión, los analistas no consideran que ese panorama “sea una razón tan fuerte como para sacar al IPC del rango meta”.

Allí se cita a la última encuesta de Citibank, realizada a finales de 2018; esta diagnosticó que el IPC para el primer mes de 2019 tendría una variación de diciembre 2018 a enero 2019 de 0,65%, y advierte que el dato llevaría a ubicar la inflación anual en 3,21%. También, alude al informe de expectativas del Banco de la República, que proyectó que el IPC para enero 2019 presentaría una variación de 0,66%.

Camilo Rincón Vanegas, economista del Banco Agrario, explicó a La República que el cambio tendría un leve impacto en el rubro de alimentos, y se redistribuiría en los sectores de transables y no transables, componentes que durante enero no habrían mostrado cambios significativos en el dato de inflación. “En enero, El Niño estaría comenzando a generar efectos alcistas sobre los precios de algunos productos agrícolas y se observarían incrementos en la energía en bolsa y contratos”, explicó al medio de comunicación.

El economista principal de Banco de Bogotá, Gustavo Acero Ramírez, entrevistado por La Republica explica que “como resultado de los ajustes en la ponderación de las clasificaciones, se podría generar un aumento en la inflación de aproximadamente cinco puntos básicos”. Y específicamente para el sector “se reduce el peso del grupo de alimentos (-4pp), que presentó una inflación menor en 2018 (2,4%)”.

Para los resultados de enero de 2019 del IPC, entraron 84 productos, y salieron 71. En la metodología, se contemplaron 14 ciudades más, para un total de 38 ciudades analizadas.

Fuente: periódico La República.