Si bien es cierto que muchas organizaciones están tomando las riendas de la industria por medio de actualizaciones en equipos de tecnología, la innovación no es sinónimo de esta, sino que se trata de un cambio de mentalidad, en el que los colaboradores de la empresa están dispuestos a adaptarse a los cambios que trae el entorno organizacional e industrial.

De acuerdo con una investigación del Índice Global de Innovación, Colombia ocupa el puesto número 65 entre las 127 economías evaluadas y el quinto en América Latina en temas de innovación. Este índice, comparado con el registrado el año anterior, incrementó un 0,6 %.

La creatividad y la novedad son elementos esenciales en la innovación, a causa de que abre las posibilidades a formas nuevas de resolver un problema y generar transformaciones organizacionales, según el socio de Proa Consulting y cuya experticia es el cambio y la innovación, Shlomo Abas.

Se trata del factor humano

Para estos procesos, no es necesario partir desde un avance tecnológico, según el experto, sino que se debe hacer énfasis en el factor humano, pues finalmente las personas son quienes generan resultados en la organización y quienes deben convivir y trabajar junto al cambio.

Pese a la constante innovación de algunas de las organizaciones colombianas, Abas asegura que estas deben centrarse en dos aspectos en particular: uno, acortar las distancias entre los diferentes niveles de la organización; y en segunda instancia, aumentar el nivel de confianza en los colaboradores.

Si las empresas le prestan atención a los dos puntos anteriores, desaparecerán los ambientes de miedo y, a su vez, la creatividad y capacidad de proponer tendrá rienda suelta para el beneficio de la compañía en general.

Trazar los objetivos humanos, es decir, que todos los colaboradores tengan claro su futuro dentro de la organización, conllevará al desarrollo de ideas que hagan del ambiente uno innovador, uno abierto al cambio.

También le puede interesar: Innovación para el desarrollo integral infantil