Una alternativa tecnológica para la reducción de costos y la inclusión de sabores naturales la brindan las grasas microencapsuladas.

La microencapsulación de ingredientes es una técnica que permite aumentar la funcionalidad y aplicabilidad de ellos en otras matrices alimentarias donde se ven limitadas. Así es posible incluir, por ejemplo, lípidos nutricionales como omega 3 y 6 en productos sólidos como bebidas frutales o mezclas lácteas en polvo.

El proceso de microencapsulación depende de diversos factores, pero el principio básico se fundamenta en la deposición, por etapas, del material de recubrimiento sobre la sustancia a ser encapsulada. En una primera fase, el material de recubrimiento se presenta en estado líquido por efecto de haber sido sometido a una fusión o disolución en un disolvente. Por su parte, la sustancia aencapsular se encuentra en este momento en forma de pequeñas partículas (en el caso de agentes de naturaleza sólida) o gotas (en caso de líquido) en el medio apropiado, que puede estar en fase líquida o gaseosa, según las propiedades del agente a encapsular.

Posteriormente, los ingredientes de recubrimiento se depositan sobre la sustancia a encapsular y finalmente se produce la solidificación de este material, obteniendo polvo. La funcionalidad del ingrediente encapsulado se verá afectada por las condiciones de proceso y los ingredientes del material de la cápsula. Sólo el conocimiento completo del proceso y la experiencia garantizan éxito en la aplicación final.

En el stand 52 de Expo IAlimentos encontrará a B.Altman, que estará presentando su nuevo portafolio de ingredientes especializados, sumplementos dietarios, reemplazantes dietarios y grasas en polvo.