En un mercado dominado por consumidores interesados en la adquisición de experiencias sensoriales, la compañía Carburos Metálicos, especialista en el sector de gases industriales y medicinales, lanzó Freshline Aroma MAP, una solución innovadora de envasado para alimentos que permite potenciar su aroma.

Este sistema vaporiza aromas naturales (como aceites esenciales), durante la mezcla de gases que se produce en el envasado con atmósfera modificada (MAP, por sus siglas en inglés), sin la necesidad de pasos de producción adicionales.

El sistema inyecta una cantidad precisa y reproducible de aromas o aceites esenciales en el caudal de gas, potenciando el aroma de los productos. La mezcla se introduce en la máquina de envasado de la misma manera que con el procedimiento MAP estándar.

La firma, que forma parte del Grupo Air Products, asegura que, en general, se considera que el olfato es nuestro sentido más poderoso; por ello, al ofrecer un sistema que ayuda a potenciar el aroma y sabor de los alimentos envasados de una forma natural y novedosa, se mejora la experiencia sensorial del usuario final, lo que podría convertirse en un factor positivo de compra.

“El mercado de alimentos envasados está creciendo junto con el envasado en atmósfera protectora (MAP). El uso de soluciones naturales para adaptar y mejorar la experiencia del cliente en este ámbito ofrece a los productores oportunidades reales; se podría decir que es una solución ganadora para todos los involucrados”, comentó Jordi Mallén, gerente de la unidad de Negocio de Alimentación de Carburos Metálicos.

Beneficios adicionales

Además de los beneficios organolépticos que ofrece el equipo, algunos aceites esenciales pueden extender la vida útil de un producto, por lo que el envasado de alimentos con esta fórmula también permitirá la reducción de las devoluciones y la disminución de los costos asociados.

El Freshline Aroma MAP se puede incorporar a la línea de envasado existente y utilizarse para una amplia gama de productos alimentarios, que incluyen la carne procesada, snacks, frutos secos y productos de panadería. El equipo es seguro, higiénico y cumple con todas las normativas y las buenas prácticas aplicables a la industria alimentaria.