Expertos en seguridad alimentaria y académicos realizaron sus aportes al Plan de Abastecimiento Alimentario que está formulando la RAPE – Región Central con sus territorios asociados. Una estrategia incluyente que busca mejorar la economía de los departamentos del centro del país y la capital, potenciando la productividad rural mediante la diversificación, modernización tecnológica, innovación y consolidación de canales de comercialización que beneficien a productores y compradores.

“Hace pocas horas la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, FAO reveló que 2,4 millones de personas en el país padecen hambre y aunque Colombia es el único del continente que ha mostrado tendencia en bajar los índices de subalimentación, con los gobernadores de la Región Central vimos con preocupación como la desigualdad en el acceso a los alimentos y los índices de pobreza están afectando gravemente al campo, lo que hace  urgente la implementación de este Plan”, indicó Fernando Flórez, director de la RAPE.

Por su parte, Carmenza Saldías, Consultora en Planificación Urbano Regional, fue contundente en destacar que “si un territorio tiene resuelto el problema agroalimentario, que es el mayor problema para la productividad y la competitividad, tiene el control de su economía global. Por eso este Plan de Abastecimiento Alimentario es absolutamente estratégico, es un as bajo la manga con un potencial más grande que Ciudad de México o Buenos Aires”.

Así mismo, Edwin Insuasty, líder de la Estrategia de Compras Públicas de Organizaciones indicó que para adaptarse a los actuales retos de la seguridad alimentaria debemos empezar por vincular al sector educativo. Promover colegios y universidades con vocación agropecuaria. Solo así podemos transformar muchas prácticas.

Durante la jornada también Duvan Santos, representante de la FAO, llamó la atención sobre algunas dificultades evidenciadas en la formulación de pasados Planes de Abastecimiento que se centraban en formular todo desde Bogotá sin reconocer a quienes hacen parte de los diferentes eslabones de la cadena de abastecimiento alimentario porque son ellos quienes conocen las problemáticas.

“La política de producción de alimentos debe ser concebida desde el reconocimiento de la vulnerabilidad de quienes producen la comida y  alternativas para superar los retos que suponen asuntos como el Cambio Climático”, manifestó Hector José Villarreal, experto en Seguridad Alimentaria.

Todos los aportes de los expertos serán tramitadas e incluidas en la formulación del Plan de Abastecimiento Alimentario. “Estamos muy satisfechos con sus intervenciones. El Plan de Abastecimiento es un proceso participativo y esta retroalimentación es muy valiosa para su implementación. Contamos con el compromiso y la voluntad política de nuestros gobernadores y el alcalde distrital para que sea una realidad”, concluyó el director de la RAPE.