Hoy en día, para los consumidores es importante conocer la procedencia de lo que consumen. Algunas empresas están desarrollando nuevas estrategias para ofrecer información completa del producto, no solo indicando el porcentaje de su contenido, sino también su origen.

Así lo implementa The Hershey Company, una empresa dedicada a la fabricación de chocolates y productos de confitería la cual está en la prueba de las “etiquetas inteligentes”. Esta compañía vio una oportunidad en la etiqueta para brindar información de sus productos con valor agregado, como características nutricionales hasta el lugar donde se llevó a cabo la compra de cada ingrediente.

“En todos los lugares, los consumidores están cada vez más informados sobre cómo los productos son hechos, su composición, ingredientes e incluso el comportamiento de las empresas”, dijo Tarek Farahat, presidente global de marketing e innovación de JBS, empresa de cárnicos líder en Brasil.

Grandes compañías del sector le están apostando a resolver todas las inquietudes a través del empaque, como Cambell Soup Company, empresa estadounidense de sopas enlatadas que se encargó hace un tiempo de lanzar el sitio web http://www.whatsinmyfood.com/, donde el cliente puede ingresar y leer el origen de cada ingrediente y sus procesos, creando un lazo de familia entre el consumidor y la marca, y resolviendo ampliamente sus dudas.