Uno de los negocios innovadores por naturaleza es el de los envases y empaques, pues estos evolucionan con las necesidades y cambios de la sociedad. Por eso hoy los diseños de estos productos están yendo hacia lo simple y lo amigable con el medio ambiente.

En el sector de plásticos y cauchos, que el año pasado representó $2,4 billones, más de la mitad de los recursos se destinaron a la elaboración de envases y empaques. Un comportamiento similar se vio en papel y el cartón, materiales que tuvieron una producción de $2,3 billones en 2014 y de los cuales un 40% estuvo destinado al mismo negocio.

Al ver las cifras, se hace evidente pensar que los empaques dejaron de ser una simple cobertura y son una industria en la que la inversión, el desarrollo e innovación para mantener sus ventas, se están potencializando, siendo un componente fundamental para los sectores económicos y sobre todo para el de alimentos, donde la conexión entre el empaque y el consumidor, está cobrando más relevancia.

No es para menos, en el empaque hay una puente de comunicación, lo cual explica la necesidad de recurrir a nuevos colores, materiales y funciones que permiten que el producto se conserve, mantega en optimas condiciones al llegar al punto de venta y finalmente, amerite ser un factor decisivo a la hora de hacer la compra.

Según Patricia Acosta, directora general de la feria Andina-Pack, una de las más importantes de la región y que se realiza cada dos años, la industria en la que más se ven esos avances es en la de productos de consumo masivo, pues es la que más expuesta está a las tendencias de mercado y los gustos de los consumidores. Algunas de las compañías que más provecho le han logrado sacar a este segmento del mercado son el Grupo Phoenix, con sus empresas Multidimensionales y Plasdecol, Flexo Spring, Plastilene y la Organización Carvajal, entre otras.

“La innovación en empaques no es solo de la industria usuaria, es un trabajo mancomunado con la industria proveedora en el desarrollo e innovación de los envases, empaques y embalajes. Son equipos multidisciplinarios que analizan la mejor solución atendiendo la infinidad de variables, entre ellas calidad, seguridad y funcionalidad”, dijo Acosta.

Otras firmas reconocidas en la introducción de esos nuevos productos son “Alquería, con sus últimos desarrollos como la practijarra

y el envase de yogurt niños, Grupo Phoenix con su dinámica de nuevos materiales y procesos, Nescafé con sus desarrollos en productos e imágenes sugestivas que invitan al consumidor, como el Pack inteligente, el mocachino y el capuchino, Yanbal con sus envases sofisticados para la línea de perfumes, Darnel y su contenedor TWIST, o Alpina con su enorme cantidad de productos, cada uno con requerimientos diferentes de envase”, agregó Acosta.

Dentro del grupo de productos de consumo masivo, las ramas que más demandan novedades en empaques y envases son los alimentos

y bebidas, pero también se destaca el sector farmacéutico, el cosmético, los fabricantes de productos de aseo y limpieza, de comida para mascotas, textiles y confecciones, cuero y sus manufacturas, entre otros. “El empaque es un producto de importancia transversal para la economía, no hay producto que no requiera de envase, empaque o embalaje”, agregó Acosta.

Por todo lo anterior, no es casualidad que entidades del Gobierno Nacional como Procolombia, vean a los envases y empaques como una de las manufacturas con mayor potencial de crecimiento en exportaciones. Son cada vez más las empresas que están enviando sus productos a mercados como Chile, China, Estados Unidos, Guatemala y Perú.

Un sector con éxito en el exterior

Como muchas empresas del aparato productivo colombiano, las del sector de envases y empaques también se ven afectadas por la competencia de China. Sin embargo se han identificado grandes oportunidades en la demanda mundial creciente por productos de polipropileno, polietileno, PET y PVC. Así mismo, según Procolombia, de empaques hechos a la medida como cajas plegadizas y etiquetas termoencogibles y autoadhesivas.

Una de las compañías que ha logrado aprovechar esas oportunidades es Intecplas, que desde 1982 se dedica a la producción

de tapas y envases plásticos para la industria farmacéutica y cosmética, con clientes de la talla de Yanbal y L’Óreal. En 2014 exportaron 31 millones de envases y Panamá se llevó el 15% de esta producción. “Pronto vamos a incorporar el tema de metalizado de piezas plásticas”, relató Juan Carlos Munévar, coordinador de sistemas de gestión de Intecplas.

Otro de los casos es el de Acebri S.A.S., que aunque no tiene la manufactura de empaques como su actividad principal, sino que recicla material PET para otro tipo de artículos, dedica una parte de su producción a láminas que son utilizadas en la exportación de flores.

“Se llaman láminas de PET. Con esta se envuelven las flores y se escogen porque por estudios que han hecho los floricultores, esta conserva mucho más la flor para viajes largos. Cuando una flor va para Europa y Estados Unidos, esta lámina que se hace en PET reciclado transparente, protege muy bien el producto”, señaló Edison Gallego, gerente comercial de Acebri.

“La decoración del envase también juega un papel preponderante en la personalidad del producto. Es muy importante recordar que en muchas ocasiones las innovaciones no saltan a la vista, pero que los desarrollo en nuevos materiales, barreras, sostenibilidad y seguridad se encuentran en todos los envases que están en el mercado”, concluyó Patricia Acosta.

Ergonomía y naturalidad de empaques, también suma

Recientemente El Pomar presentó su novedosa bolsa pack, un empaque que facilita la manipulación de leche a sus consumidores. Además de ser práctica, también protege los nutrientes y conserva el sabor natural del productos.

Y es que hablar de frescura es otro de los puntos que más influye en la compra del producto, pues está demostrado que los que se conservan en forma y color, son los más apetecidos por los consumidores.

Esta no es una tarea sencilla de lograr, por lo que la industria de alimentos está desarrollando nuevas soluciones y está explorando con nuevos materiales para lograr que al momento del consumo, el cliente conserve una buena experiencia.