Hasta la fecha, 109 ganadores de premios Nobel han firmado una carta abierta en contra de Greenpeace, organización ecológica, por su rechazo a los transgénicos. Esto es lo que sucedió.

El texto que elaboraron los nobeles urge para que la organización reconozca las conclusiones de las instituciones científicas competentes y abandone su campaña contra los organismos genéticamente modificados en general y el arroz dorado en particular.

Esta petición toma fuerza luego que la Organización Mundial de la Salud publicara que aproximadamente 250 millones de niños sufren una carencia de vitamina A, lo que aumenta el riesgo de padecer problemas oculares y ceguera. Por estas razones el arroz dorado se creó con genes modificados para producir un precursor de esta vitamina.

Greenpeace ha encabezado la oposición al arroz dorado, que tiene el potencial de reducir o eliminar gran parte de las muertes y las enfermedades causadas por la deficiencia de vitamina A, que se ceban con las personas más pobres de África y el sudeste asiático”, dice el comunicado de los 109 premios Nobel.

Los autores en el manifiesto acusan a Greenpeace, y al resto de organizaciones en contra de los trasngénicos, de tergiversar los riesgos, beneficios e impactos de los OGM y de apoyar la destrucción criminal de los cultivos de experimentación.

Por su parte, la organización ambientalista dijo que: “Las empresas están promocionando el arroz dorado para allanar el camino para la aprobación mundial de otros cultivos genéticamente modificados más rentables”.