Uno de los requisitos claves al momento de crear un buen saborizante, es tener total claridad en el objetivo que está buscando al aplicar cada una de las materias primas para crear un sabor.

Cuando se toma como ejemplo una materia prima es claro que se usa en diferentes sabores, buscando resultados muy puntuales con objetivos muy diferentes e innovadores.

Es importante recordar que el informe de Technomic’s sobre las tendencias de consumo en sabores, reportó que el 52 % de los ‘millennials’ y el 35 % de los consumidores (mayores de 60) admiten tener un interés en buscar sabores nuevos e innovadores. Así mismo, el 46 % de la nueva generación está dispuesta a pagar más dinero por productos con sabores novedosos.

(Le puede interesar: ‘¿Sabores naturales o sintéticos?)

Para ayudar a que su industria logre lo anterior y además cuente con los saborizantes ideales para cada uno de sus productos, Escuela del Sabor proporciona los conocimientos teóricos y prácticos de la química aplicada a la creación de los saborizantes.

Con estos saberes, los clientes aprenderán a identificar las características organolépticas de las materias primas y así lograr sus propias creaciones.

La Escuela del Sabor cuenta con dos modalidades. Por un lado se encuentran los cursos, en donde aprenderá a definir el propósito de los ingredientes elegidos para la creación de cada sabor. La segunda modalidad es la asesoría, en donde se le brinda acompañamiento al personal técnico y comercial de su empresa, con el fin de potenciar el conocimiento de las materias primas usadas para crear saborizantes.

Si está interesado en conocer más sobre Escuela del Sabor, primera entidad en Latinoamérica que enseña a crear sus propios saborizantes, dé click al siguiente enlace.