Productos que reemplazan la carne están atrayendo a todo tipo de compradores, desde flexitarianos y vegetarianos hasta aquellos que frecuentemente comen dicho alimento

Con el desarrollo de nuevas tecnologías para la industria alimenticia, van llegando las oportunidades para crear productos que respondan a las demandas del mercado actual. Una de ellas es la de alimentos que reemplacen la carne, teniendo en cuenta los casos en los que se ha evidenciado la relación entre el consumo de esta última y diversos problemas de salud.

Debido a esto han aparecido productos que sustituyen la carne, los cuales han presentado un aumento significativo en ventas en los últimos años, destacándose mercados como Europa Occidental y Norteamérica, en los cuales ha crecido el número de vegetarianos y flexitarianos, lo cual ha impulsado el índice de consumo de este tipo de alimentos en esas regiones del mundo.

Sin embargo, las personas con esos hábitos alimenticios no son los únicos que están optando por alternativas. “La mayor calidad de los sustitutos de la carne en términos de sus sabores y propiedades de textura mejorados en la imitación de carne, también ha convencido a un mayor número de consumidores a probarlos, lo que lleva a una creciente popularidad de los sustitutos de la carne entre los comensales de este producto que buscan reducir su consumo del mismo”, señala Raphael Moreau, analista senior de Alimentos y Nutrición de Euromonitor Internacional.

Según Moreau, las carnes hechas a base de tofu y soja son los sustitutos que registran mayor consumo, mientras que aquellos hechos con hongos aportan a la diversificación de ingredientes. No obstante, otros desarrollos también están teniendo lugar. Es el caso de las carnes cultivadas en laboratorio, las cuales tardarían en ser comercializadas, aunque el analista destaca que grandes empresas de alimentos están trabajando fuertemente en ellas y esto puede acelerar su presencia en el mercado.

También han surgido las carnes impresas en 3D. De acuerdo con Moreau, “el desarrollo de alimentos impresos en 3D en particular presenta oportunidades para mezclar ingredientes y se podría ver un panorama difuso de productos, por ejemplo, entre barras de snack y sustitutos de carne”. Varias empresas en Europa ya están haciendo hamburguesas vegetarianas con impresión en 3D, mientras que esta técnica también se usa para crear texturas de alimentos.

En búsqueda de proteína

“Actualmente, los sustitutos de la carne claramente imitan productos que son familiares como salchichas y hamburguesas, y su posicionamiento dicta que claramente les indican a los consumidores que proveen una fuente de proteína alternativa a los productos hechos con carne”, manifiesta el analista. Pese a esto, las oportunidades para otro tipo de sustitutos que proporcionan este ingrediente no dejan de crecer. Es el caso de los snacks hechos a base de insectos, los cuales están teniendo mayor presencia en tiendas y pueden ser vistos en un futuro como una opción a los snacks de carne.