¿Qué es más importante para las empresas de alimentos, la calidad y la seguridad o la cantidad? Existe un claro consenso entre los productores de alimentos, empaquetadores y procesadores: la calidad es crucial.

Entregar un producto de alta calidad supone ofrecer un producto uniforme en tamaño, forma y color que esté libre de contaminación, materiales extraños y daños. Al asegurar un producto de calidad, se asegura una confianza a largo plazo por parte del consumidor, se optimizan las ventas y se protege la imagen de la marca.

El hecho es que las empresas alimentarias deben aumentar su producción para satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos. Además, muchas buscan diversificarse hacia nuevos mercados y categorías de productos. Por eso resulta vital para estas empresas ofrecer un producto de alta calidad y seguridad alimentaria.

No hay una solución simple, pero hay varias acciones que las empresas de alimentos pueden llevar a cabo para eliminar los productos defectuosos, optimizar el rendimiento y fidelizar a sus clientes.

 

El riesgo de objetos extraños

Los objetos y materiales extraños pueden tener serias consecuencias para los fabricantes de alimentos. En un informe reciente del Stericycle Recall Index, se observa que los materiales extraños son la principal causa de retirada de productos en los Estados Unidos.


"El estudio encontró que el 78% de las retiradas causadas por material extraño se debieron a la presencia de metal en el producto. Para poder eliminar este riesgo, se debe solventarse este problema en la cadena de suministro. "
-

Desde la perspectiva del consumidor, encontrar un objeto extraño dentro de un empaque de alimentos no es solo impactante, puede ser una experiencia profundamente inquietante y perturbadora que rompe su confianza en la marca.

Esto inevitablemente tiene un impacto negativo en las relaciones de las empresas implicadas en la cadena de suministro.

 

Consideraciones corporativas

Cuando ocurren incidentes en la calidad de un producto de consumo, las consecuencias pueden ser muy perjudiciales para la reputación de las marcas y los minoristas.

Con el uso de las redes sociales, los consumidores tienen la capacidad de exponer fácilmente cualquier insatisfacción con un producto o marca, informando cualquier caso de contaminación de objetos extraños a una audiencia a gran escala con solo tocar un botón.

Esta “mala publicidad”, causada por un incidente, podría tener consecuencias catastróficas, cuando de hecho, con determinados sistemas correctamente implantados se podría haber evitado el problema.

 

Una solución múltiple, no única

La clasificación manual por sí sola no puede generar productos libres de materiales extraños. La realidad es que los ojos humanos no pueden captar todos los objetos extraños entre estos grandes volúmenes, por lo que este ejercicio debe llevarse a cabo a través de una máquina.

Aún así, no se trata simplemente de reemplazar el trabajo manual con tecnología de clasificación. En su lugar las empresas deben implementar un proceso de varios pasos para erradicar el riesgo de materiales no deseados que atraviesan la cadena de suministro e invertir en sistemas de alta calidad.

Esto significa una clasificación efectiva en cada etapa de la cadena de suministro y la línea de procesamiento, durante la cosecha, el procesamiento y el empaquetado.

 

Optimizar alimentos defectuosos e imperfectos

Un área prominente de la calidad percibida de los alimentos es su atractivo y apariencia estética. Sin embargo, con la implementación de sistemas de clasificación premium, pueden utilizarse en la cadena de suministro varias calidades de producto.

Así por ejemplo si un producto tiene un leve golpe o imperfección, esto no significa que todo el artículo debe desecharse y derrocharse. Usar las tecnologías correctas puede eliminar los aspectos que no sean premium y mantener un producto final de alta calidad.

Esta consistencia de la marca es un factor clave para reforzar la calidad de los alimentos: si el producto no es perfecto para un propósito, es probable que pueda revisarse y reutilizarse para otro.

 

Innovaciones futuras

Para maximizar la eficiencia de la cadena de suministro y reducir el número de incidentes cuando se trata de calidad de los alimentos y objetos extraños, se requieren desarrollos innovadores y continuos dentro de la industria.

El futuro de la calidad de los alimentos proviene de una cadena de suministro conectada on line de forma que las máquinas pueden interactuar entre sí y compartir datos con los clientes.

Al permitir la comunicación de datos entre las tecnologías para las cosechas para la clasificación y para la distribución del producto se optimizan las condiciones de transporte y distribución de los productos.

A medida que la tecnología de investigación se vuelve más avanzada, estos nuevos desarrollos permitirán a los productores, empaquetadores y procesadores identificar directamente los problemas, y luego obtener una solución eficiente y efectiva que garantice una mayor calidad de su producto final.

Por: Karel Strubbe, director de ventas de EMEA, Tomra Sorting Food.