Con la presencia de importantes representantes del sector público y privado, la Comisión EAT-Lancet presentó el informe “Nuestros alimentos en el Antropoceno: dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles”, en el que se señala una nueva perspectiva sobre la seguridad alimentaria mundial a partir de una transformación en nuestros hábitos alimenticios y modelos de producción.

Este trabajo, adelantado por 37 científicos de todo el mundo, en áreas como salud, nutrición, agricultura, sostenibilidad, clima, ciencia, medioambiental y política, fue liderado por Fabrice De Clerck, director científico de EAT, quien en el auditorio Japón de la Universidad de los Andes, presentó un nuevo modelo que tiene un solo objetivo: garantizar una dieta saludable planetaria para las casi 10 mil millones de personas que habitarán la Tierra en el 2050.

Para conseguirlo, De Clerck resaltó que es necesario duplicar el consumo de frutas, verduras, legumbres, nueces y semillas, y reducir en más del 50 % el consumo mundial de azúcares añadidos y carne roja. Lo anterior se traduciría en un plato compuesto en un 50% por verduras y frutas; mientras la otra mitad contendría principalmente granos enteros, fuentes de proteínas vegetales, aceites vegetales insaturados, y ,opcionalmente, cantidades modestas de proteínas de origen animal, no mayor de 200gr por semana.

Igualmente, el documento propone una reorientación de las prioridades agrícolas para desarrollar una amplia gama de productos nutritivos a partir de sistemas de producción más amigable con el planeta, donde predomine el uso eficiente de los recursos naturales y fertilizantes, y disminuir las emisiones de metano y óxido nitroso.

Al respecto, el exministro de Salud, Alejandro Gaviria, hoy director del Centro de Los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina y el Caribe – CODS, señaló que para alcanzar los objetivos propuestos en el informe se deben adelantar transformaciones en tres vías: cambios tecnológicos, institucionales y de valores.

Hasta el momento el informe ha sido presentado en Londres, Oslo, Yakarta, Melbourne, Nueva York, Adís Abeba y 40 ciudades más de todo el mundo.