La Alianza Global Movimiento 5 al día firmó la Declaración de Tuxtla Gutiérrez, cuyo objetivo es reflexionar y tomar medidas en contra del desperdicio y la pérdida de alimentos.

En el marco del XIV Congreso Internacional de Promoción al Consumo de Frutas y Verduras, realizado en Tuxtla México, la Alianza Global de Movimientos 5 al día (AIAM5) de la cual Colombia hace parte, firmó la Declaración de Tuxtla Gutiérrez.

La declaratoria hace referencia a la reflexión que debe existir por parte de los gobiernos y la sociedad civil ante el grave problema que supone la pérdida y desperdicio de los alimentos. De acuerdo con la FAO, actualmente se desaprovechan cerca de mil 300 millones de toneladas por año, suficiente para alimentar a 2 mil millones de personas en el mundo.

En Colombia según cifras del DANE, se desaprovechan 9,76 millones de toneladas, de las cuales el 6,22 millones se pierden y 3,54 millones se desperdician.

5 al día Colombia es el programa representado por la Corporación Colombia Internacional CCI, que ha promovido desde el 2004 el consumo de frutas y verduras en el país.

 

También le puede interesar: Productos naturales innovan la alimentación de los colombianos

 

Además de la reflexión sobre el problema ético que supone la pérdida y desperdicio de alimentos, la declaratoria también determina otras acciones importantes como:

  • Establecer alianzas y buenas prácticas entre todos los sectores de la sociedad que promuevan sistemas de producción sostenibles y justos.
  • Capacitar y tecnificar el campo para la producción de alimentos nutritivos e inocuo.
  • Incentivar la donación de alimentos en la producción y distribución.
  • Evaluar las normas de etiquetado que rigen el uso de “fecha de consumo preferente” y “fecha de caducidad” y capacitar a los consumidores en su correcta interpretación.
  • Promover el consumo de alimentos de proximidad ligados a los patrones de alimentación tradicionales, poniendo en valor la producción local y nacional.
  • Monitorear los sistemas de producción, distribución y consumo para valorar la pérdida y desperdicio de frutas y verduras, y así determinar sus causas con el fin de poder tomar medidas correctoras.