Tomando en cuenta el estudio presentado por DNP, la mayoría de las pérdidas de alimentos se genera en la producción: de los 9,76 millones de toneladas perdidas y desperdiciadas, 6,1 millones corresponden a frutas y verduras, 2,4 millones a raíces y tubérculos, 772.000 a cereales, 269.000 a cárnicos, 148.000 a oleaginosos y legumbres, 50.000 a pescado y 29.000 a productos lácteos.

Carnicos y lacteos entre los sectores con mayor desperdicio de alimentos 2

“Es penoso que en el país se desperdicien casi 10 millones de toneladas de comida al año, eso equivale a lo que el país importa, y representa la alimentación de 19 millones de colombianos, por eso el objetivo es disminuir en 50% ese desperdicio”, indicó el Ministro Iragorri.

Con el Programa Desperdicio Cero, el Gobierno pone en marcha una estrategia para reducir la pérdida que se presenta en los diferentes eslabones de la cadena productiva, que en Colombia representa casi 10 millones de toneladas.

La estrategia fue presentada por el Jefe de la cartera agropecuaria; el director General del Departamento Nacional Planeación (DNP), Simón Gaviria Muñoz y el gerente de la Corporación de Abastos de Bogotá (Corabastos), Mauricio Parra y los presidentes del Banco Agrario de Colombia, Luis Enrique Dussan y del Fondo para el Financiamiento del Sector agropecuario, Carlos Ramiro Chávarro.

En tal sentido, el Ministro Iragorri indicó que con el Programa Desperdicio Cero se buscará reducir en un 50 % la pérdida y desperdicio de alimentos que se presenta en el país, el cual es de 9,76 millones de toneladas al año; esto, corresponde al 34 % del total producido en Colombia que es de 28,5 millones de toneladas: Las casi 10 millones de toneladas de comida que tiramos los colombianos anualmente, equivale al 80 % de lo que importamos y representa la alimentación de 19 millones de personas”, indicó Iragorri Valencia.

El funcionario explicó que para lograr la meta planteada por la estrategia se ha conformado una alianza interinstitucional con el DNP, Corabastos, Banco Agrario y Finagro, cuya primera herramienta es la creación de líneas especiales de crédito para cada uno de los componentes de la cadena, dirigidas a fomentar la disminución de pérdida y desperdicio de alimentos, bien sea en cultivo, en el proceso de acopio, empaque o comercialización.

Así mismo, se adelantará un plan de formación e implementación de buenas prácticas agrícolas con productores en finca y en la logística de la cadena productiva en las centrales de acopio, empacadoras, procesadoras, comercializadoras, etc. con el objeto de disminuir las pérdidas de alimentos que se presentan.

“Por ello, es a estos sectores donde dirigiremos nuestros esfuerzos, especialmente al de frutas y verduras y tubérculos”, manifestó el Ministro Aurelio Iragorri Valencia.