La empresa ahora pertenece a un holding llamado Grupo Alpina, con el que sus accionistas buscan participar en industrias distintas a la de alimentos. ¿A qué se debe esta decisión?

Con el fin de ampliar el espectro de negocio de la empresa, con el 94,9% de las acciones, Alpina Productos Alimenticios ahora conforma un holding junto a Inveralpes. Se trata de Grupo Alpina, con el que la compañía busca tener presencia en diferentes mercados, lo cual corresponde a su proyección a largo plazo.

“Las oportunidades que estamos viendo allá afuera no necesariamente son lo mismo que estamos haciendo hoy en día”, Ernesto Fajardo, presidente de Alpina.

De acuerdo con Fajardo, la integración con Inveralpes se relaciona con temas de logística de frío de Alpina (bodegas y transporte de productos), de lo cual carecen otras compañías y piden apoyo a la empresa, por lo que ven aquí una oportunidad.

La presencia de Alpina en Ecuador y Venezuela también hace parte del holding, lo que no ocurre con Estados Unidos, pues la venta de sus alimentos en ese mercado está a cargo de un aliado estratégico. Pese a la creación de esta nueva organización, descartan inversiones en el corto plazo, para adquirir distintas empresas.

Precisamente, dentro de lo que se viene para este año, Fajardo destacó que buscan ampliar su campo de acción, así como seguir produciendo alimentos y bebidas con buen sabor y capacidad nutricional, proveyendo alternativas; y aprovechar oportunidades de negocio como las que han encontrado con su línea Finesse, la de mayor crecimiento en los últimos años gracias a productos como el yogur griego.

La mayor parte de las inversiones para 2018 ($147 mil millones en total para Colombia) se destinará a la digitalización de su Torre de Control (lugar en el que reciben información sobre el estado de su materia prima y productos en tiempo real) y de su capacidad instalada, en aras de conseguir mejoras productivas, al igual que a la modernización de equipos.

Más propósitos que se han planteado para este año son fortalecer su capacidad de retención del talento humano y mirar precios internacionales para seguir realizando exportaciones, aprovechando su posicionamiento en mercados como Venezuela y Ecuador, donde son número 1 y 2, respectivamente.

Buenos resultados en un entorno retador

Con respecto a sus resultados financieros de 2017, Alpina logró salirle al paso a desafíos como el brote de fiebre aftosa y los altos inventarios de leche, que afectaron directamente la industria de lácteos del país, al igual que a situaciones de la economía nacional como el incremento del IVA y de los precios de las materias primas, y la caída del índice de confianza del consumidor, que también tuvieron un impacto negativo en la industria.

La empresa presentó un crecimiento de 0,5% en sus ventas netas el año anterior, lo cual atribuyen principalmente al lanzamiento de productos (helados, súper leche, fortalecimiento de la línea Finesse y leche de almendras), la innovación y las nuevas formas de llegar al mercado, sin olvidar la ejecución de acciones para acercarse a los consumidores.

De acuerdo con cifras divulgadas por la compañía, su utilidad operacional registró un aumento del 2,2% en 2017, mientras que la utilidad neta se ubicó en $81.155 millones.

El margen bruto de Alpina alcanzó el 46%, creciendo 300 puntos porcentuales, y su margen EBITDA subió hasta llegar a 14,8%, destacándose que este se ha mantenido por encima del 14% desde 2015.

La empresa invirtió $87.494 millones en 2017, principalmente en modernización tecnológica de plantas e innovación, uno de sus pilares.

 

 

Escrito por: Mauricio Toro