En la actualidad, el acceso permanente a dispositivos móviles conectados, sin duda, ha transformado muchos hábitos, y la forma en que compramos no es la excepción. Con 3.500 millones de personas con acceso a internet en el planeta, las ventas en línea cada vez pesan más en el balance de los minoristas.

De acuerdo con el estudio “Comprador de comida digitalmente comprometido” realizado por el Food Marketing Institute (FMI) y Nielsen, en cinco o siete años, el 70% de los consumidores realizarán sus compras en línea, por lo tanto, los procesadores de alimentos y bebidas y los minoristas deben prepararse para el creciente panorama de comestibles digitales, porque han evidenciado un crecimiento séxtuple digital del omnicanal. Ahora, el gasto estimado de $100 mil millones de dólares, que es equivalente a cada hogar estadounidense que gasta $850 dolares en línea para alimentos y bebidas anualmente, ocurrirá en 2022 o 2024.

Las principales conclusiones del estudio de este año muestran que las compras omnicanal han pasado el punto de inflexión con las compras en línea en un trayecto acelerado hacia la saturación de la industria. El primer año de investigación predijo que los consumidores de alimentos y bebidas en línea podrían llegar a $100 mil millones de dólares para el 2025. Hoy, las entidades encargadas del estudio, informan que el ritmo de cambio y adopción ha superado todas las predicciones.

“La industria de alimentos se encuentra actualmente en la era de la experimentación digital, donde sobre cómo navegar y lograr un crecimiento real y rentable continúa evolucionando”, dijo Chris Morley, presidente de la FMCG, “Si bien la analítica seguirá siendo fundamental para los minoristas y los procesadores para comprender al comprador de alimentos digitalmente comprometido en un nivel más profundo, un enfoque colaborativo para equilibrar las estrategias de ventas físicas y digitales es la clave para despejar el éxito omnicanal”.

Sin embargo, en Colombia, los consumidores prefieren comprar en línea con más frecuencia que en el almacén: viajes, tiquetes para eventos o videojuegos; mientras que aún acuden a las tiendas físicas para comprar comestibles frescos y empacados, medicinas o productos para el cuidado de la salud. Por lo que será cuestión de tiempo para ver los cambios mencionados en el estudio aplicarse y vivirse en nuestro en nuestro país.

(También le puede interesar: Great Idea: Tetra Pak innova en la industria con el Servicio de Soporte Remoto-Hololens)