Cuando las empresas conocen qué buscan los consumidores, pueden identificar nuevas oportunidades de negocio y así desarrollar nuevos productos. De acuerdo al  informe de Mintel Global Food & Drink 2018, estas son algunas tendencias que se destacarán en el 2018:

1. Productos seguros, éticos y naturales

Actualmente, el consumidor no quiere solo productos naturales, sin aditivos ni conservantes, sino que busca saber cómo, dónde, cuándo y quién ha producido estos alimentos. Desde allí surge la necesidad de las empresas por identificar claramente los ingredientes, el uso de empaques sostenibles, el sistema de producción, las cadenas de suministro, entre otros.

2. Democratización de los productos

Aunque los consumidores esperan que sus exigencias sean escuchadas por las industrias, no quiere que estos nuevos productos se conviertan en artículos de lujo dirigidos a un solo perfil. Busca que estos estén al alcance de todos los bolsillos.

3. Bienestar personal y dietas personalizadas

Por el ritmo de vida actual, los consumidores buscan una alimentación saludable, baja en grasas y azúcar, que, además, los ayude a combatir el estrés, la fatiga y les permita obtener energía.

Los nuevos productos pueden ofrecer soluciones en forma de nuevos formatos o variedades que incluyan verduras, frutas o ingredientes de herbolario con propiedades relajantes.

4. Valor diferencial

El consumidor busca una experiencia sensorial, especialmente los millenials. Es por esto que demandan productos que involucren lo visual, el aroma o la textura.

La industria ha optado por incluir ingredientes que aporten colores que llamen la atención, envases más atractivos o una textura singular.

5. Ahorrar tiempo y dinero

Debido al auge del comercio electrónico y la posibilidad de comprar mediante dispositivos móviles hace que los consumidores apuesten por compras online que permiten ahorrar tiempo y dinero.

De acuerdo al estudio de Mintel, quienes apuesten por la personalización tanto en producto como en promoción pueden atraer más consumidores; no adaptarse a ello podría poner en peligro la fidelidad de los compradores por marcas que sí ofrezcan este beneficio.