Los cambios en alimentación y estilo de vida de los colombianos han creado amenazas y oportunidades para las marcas que demandan aplicar un marketing de salud sustentable acorde a las necesidades del siglo XXI.

Estas son las 5 recomendaciones que Mintel presenta para los emprendedores que quieren convertir su marca en saludable:

1. En el desarrollo de una estrategia de salud es necesario entender el estatus actual de las empresas y marcas, las relaciones que llevan con el público y cada uno de los consumidores, y los problemas relacionados. Asimismo, identificar las necesidades no cubiertas y las oportunidades.

2. Las diferentes audiencias deberán ser observadas de manera específica. ¿Qué opinan los médicos y otros profesionales de la salud? ¿Qué piensan del valor nutritivo de nuestras marcas las madres y los padres de familia? ¿Qué comentan los profesores? ¿Cómo nos perciben las personas que cuentan con ciertos riesgos de salud versus los consumidores que adaptan un estilo de vida activo y saludable?

3. La comunicación con clientes e iniciativas específicas hacia el público tienen que ser preparadas y probadas de antemano. Debemos saber cuáles son realmente las iniciativas que se alinean con las marcas, con qué medidas establecer y reforzar un posicionamiento positivo. Hay que identificar el tono correcto –no se debe arriesgar a causar reproche al “predicarle” al consumidor.

4. El diseño de empaques y etiquetas requiere de especial cuidado para establecer una imagen llamativa y atractiva. A la vez, es necesario brindar toda la información necesaria en la que se incluyan las advertencias pertinentes sobre el “abuso” de la ingesta.

5. Las piezas de comunicación requieren de pruebas y ajustes previos. Es preciso un monitoreo del impacto de dichas iniciativas para evaluar la inversión en imagen y valor de marca y quitar el estigma sobre los “productos chatarra”.