Este 26 de junio se celebra el Día Nacional del Café en Colombia, uno de los productos que ha marcado la historia económica y social del país, debido a que las condiciones geográficas han facilitado su producción en términos de variabilidad, condiciones climáticas y, especialmente, tradición, haciendo de este un patrimonio nacional.

De acuerdo con un análisis de la consultora Kantar Worldpanel, el 98 % de los hogares colombianos compra café, registrando un gasto de más de 678 mil millones de pesos en el último año, lo que equivale a un consumo de 7.907 millones de tazas.

Los departamentos que más producen café, considerado como la segunda materia prima más vendida en el mundo, son Norte de Santander, Cauca, Huila y Tolima. A continuación, conozca cinco datos curiosos sobre el café que se cultiva en las fincas colombianas.

Mayor productor mundial

El café colombiano es un referente a nivel internacional, pues es el mayor productor de café arábigo suave lavado. En junio de este año, la producción registró 1,1 millones de sacos, mientras que en el mismo mes del año pasado, documentó 1,2 millones de sacos, es decir, cayó un 6 %, de acuerdo con cifras de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

En 2007, la Unión Europea le confirió la Indicación Geográfica Protegida al Café de Colombia. Este es un signo de garantía consistente en un nombre geográfico específico, utilizado para identificar productos que provienen desde ahí, y cuya calidad está directamente vinculada  con ese origen, según FNC.

No es originario, pero es famoso

Aunque el café proviene de África y apenas llegó al país a finales del siglo XVIII, las condiciones climáticas en ciertas regiones colombianas permiten la cosecha durante todos los meses del año. Factores como topografía, luminosidad, temperaturas y una adecuada cantidad y distribución de las lluvias durante el año, permiten la calidad del producto y la variedad de este, según FNC.

De esta manera, gracias al empeño de los productores nacionales y a las diferentes marcas que decidieron impulsar el comercio de este producto cosechado en el país, las exportaciones registraron, en lo que va del año cafetero (octubre 2018-mayo 2019), más de 9 millones de sacos.

Recolección manual

Aunque este no es un secreto para la región, en otros países, como Brasil (mayor productor a nivel mundial de café en general) producen y recolectan el café de manera automatizada. En cambio, el trabajo de selección manual que ofrecen los cafeteros colombianos, que se estima son más de 500.000, permite escoger los granos en mejores condiciones.

Tras esto, el proceso, incluye procedimientos de poscosecha, en los que se trata el fruto mediante el lavado y secado por parte de los mismos campesinos, en muchos de los casos.

Patrimonio de la Unesco

El Paisaje Cultural Cafetero Colombiano, conformado por un área que comprende 47 municipios y 411 veredas de los departamentos de Caldas, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca, fue declarado Patrimonio Cultural por la Unesco en 2011.

Según esta organización, la región cafetera representa la acción colectiva de la FNC desde 1927. Asimismo, la especialización productiva del territorio, en donde se ubican unas 24 mil fincas cafeteras, facilita la creación de mercados en el país.

La reutilización de residuos del café

Los residuos del café instantáneo, cerca de 22.300 toneladas al año en Colombia, se pueden aprovechar para producir alcohol etílico, según una investigación realizada por el ingeniero químico Roberto Arturo Agudelo, de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) Sede Manizales.

Para esto, es necesario separar dos polímeros que poseen los residuos: la lignina y la celulosa, esta última compuesta por moléculas de glucosa, que es de donde se extrae el alcohol, según información de la Unal.

¿Cómo va la industria del café en Colombia?

También le podría interesar: Desarrollan sensor que detecta la leche dañada