La globalización es uno de los factores que genera que las empresas multinacionales se tomen el mercado de la industria de alimentos.

Estas empresas finalmente llegan a determinar los hábitos de consumo y determinan la capacidad de distribución de los productos para cada país.

Oxfam, ong del Reino Unido, adelanta una campaña llamada “Behind the brands” (detrás de las marcas), donde visualiza las políticas de compra de alimentos de estas multinacionales y la manera en que influyen en el mercado.

En este estudio se establece que las diez empresas que encabezan mundialmente el volumen de ventas en el sector de alimentos son: Nestle, PepsiCo, Unilever, Mondelez, Coca-Cola, Mars, Danone, Associated British Foods (ABF), General Mills y Kellogg’s.

Llegan a tener ingresos de más de US$1.100 millones diarios y emplean a millones de personas. Dominan los sectores de productos lácteos, gaseosas, dulces y cereales.

Incluso, entre tres firmas pueden llegar a controlar cerca del 40% del mercado en ese rubro. Mientras que las pequeñas empresas y emprendedores llegan a tomar solo el 3,5% o el 5% de este.

Por eso, es fundamental que la industria de alimentos sea muy responsable con el impacto que genera, ya que todo esto influye en políticas que tienen que ver con la tenencia de tierra, los campesinos, trabajadores y el medio ambiente.

Esto con el fin de que las empresas sean más transparentes con los consumidores y se reduzcan los daños ambientales de los cultivos.

Información tomada de: BBC News

También le puede interesar: ¿Sabe cuáles son las empresas del sector con los mejores resultados financieros?