Parece paradójico que esta historia inicia a 14.348 km de nuestro país, en una metrópoli icónica por su desarrollo tecnológico, pero que contrasta con las tierras agrestes que dan origen …
Para ver el artículo completo, por favor regístrese