Transcurría el año 2004 cuando David Lemoine y su esposa, Claudia Bernal, ambos citadinos por definición, pero con un fuerte deseo de acercarse más al campo y convertirlo en su …
Para ver el artículo completo, por favor regístrese