Al proporcionar a los consumidores garantías respecto al origen, método de procesamiento, identificación, rastreabilidad y credibilidad mediante controles por terceras partes, los productos certificados se encuentran acordes con las aspiraciones más actuales de los consumidores.

Los productos certificados permiten una segmentación de mercado favorable para la compañía, una mejora de la calidad y de la diversificación del portafolio de productos, así como su exportación a países que generalmente lo tienen como requisito. Además, presentan en promedio un aumento de precio del 10 % al 30 % en relación a los productos estándar. La competitividad de las empresas por vía de la calidad, debe permitir el desarrollo de una actividad económicamente viable, asegurando una distribución equilibrada del valor agregado para sus consumidores, traducido en re compra.

Las ventajas de la certificación son:

  • Identificar y diferenciar su producto.
  • Dar credibilidad al trámite mediante la garantía de un organismo de certificación independiente de los intereses económicos en juego.
  • Crear valor agregado a todos los niveles de una cadena de producción determinada.
  • Ser mejor conocido y reconocido.
  • Ganar y/o conservar la confianza de los consumidores.

Por: Cesar Augusto Ramirez, country manger de ALS Emical