El proyecto ‘Biovege’, en el que participa AIMPLAS, ha sido reconocidas con el tercer premio Bio- based material 2018 por el desarrollo y uso de residuos vegetales para la obtención de materiales de empaques.

horticultura residuosAIMPLAS, el Instituto Tecnológico del Plástico, ubicado en Valencia, presentó los resultados exitosos obtenidos con su proyecto ‘Biovege’. En Andalucía se producen unas 500.000 toneladas de subproductos hortofrutícolas que no tienen ninguna forma de valorización, por lo que su final es el vertedero. A partir de estos residuos, y en línea con la filosofía de la economía circular, el proyecto ‘Biovege’ ha hecho posible la extracción de sustancias de alto valor para la industria del envase y de la alimentación.

Concretamente, se han desarrollado a partir de azúcares obtenidos de la sandía y el melón:

  • Distintos tipos de films biodegradables de 23 μm de espesor para su utilización como film retráctil para el envasado de pepinos y para la fabricación de bolsas de pesaje para todo tipo de productos agrícolas.
  • Malla orientada biodegradable para el envasado de diferentes productos agrícolas; malla orientada para ajos y malla no orientada para judías verdes.

Salsa vinagretaPor otro lado, a partir de otros productos hortofrutícolas, de desecho como el tomate y el pimiento, se han podido extraer sustancias activas como vitaminas, antioxidantes y colorantes que han permitido obtener los siguientes productos:

  • Monodosis de salsa vinagreta suplementada con liofilizado de tomate al 5% y de aceite de oliva suplementado al 1% con extracto fenólico de pimiento verde obtenido mediante fluidos presurizados.
  • Gazpacho ready to blend elaborado con subproductos liofilizados de tomate, pimiento y pepino. Se trata de un preparado en polvo para realizar un gazpacho in situ, listo para mezclar con agua y tomar, manteniendo todas las propiedades de un gazpacho recién hecho, pero con una vida útil mucho mayor y alto en vitamina C.
  • Preparados cárnicos enriquecidos con una capacidad antioxidante de más de un 20% con respecto a los controles, debido a la incorporación de subproductos de pimiento.
  • Harinas con sabor a tomate/pimiento enriquecidas en capacidad antioxidante que incorporan en su formulación subproductos de tomate o pimiento liofilizados.
  • Colorantes naturales a partir de subproductos de pimiento rojo liofilizado como sustituto de colorantes artificiales (cochinilla (E-120) y carotenos (E-160a)), sin diferencias en cuanto a color, y que aporta aroma y sabor a los productos cárnicos y veganos.

En el caso de los conservantes e ingredientes, el proyecto aporta una ventaja competitiva respecto a los productos que existen actualmente en el mercado en cuanto a su coste. Los ingredientes bioactivos tienen un elevado precio, pero su obtención a partir de residuos sin un valor en el mercado resolvería este inconveniente. El proyecto ‘Biovege’ prevé el desarrollo de conservantes naturales en forma de recubrimientos comestibles, así como la extracción de ingredientes bioactivos en forma de emulsiones hidrofóbica y lipofílica en microcápsulas que permitan al organismo asimilarlos con mayor facilidad.

En el proyecto han participado otras cuatro empresas como Ecoplas, Morera y Vallejo Industrial, Torres Morente y Domca. El proyecto ha sido liderado técnicamente por AIMPLAS y han participado otros centros de investigación como Tecnalia, Cidaf y la Fundación Cajamar. Además, está subvencionado por CDTI a través del programa FEDER Innterconecta 2015.

Además, el proyecto recibió el tercer premio Bio-Based Material 2018 en Colonia, Alemania. Estos son organizados por el Nova Institute y patrocinados por Infraserv Knapsack. El proyecto BIOVEGE fue seleccionado como uno de los tres mejores por la propuesta de desarrollo de nuevas mallas biodegradables para judías verdes, mediante un proceso de extrusión reactiva a partir de una mezcla de biopolímeros y aditivos con las mismas propiedades que las mallas convencionales de polietileno.