En Colombia existen leyes que hacen valer el buen estado de los aceites, así como otros países la columna cromatográfica es el método oficial, ya que no hay una medición estándar de TPM, es el llamado “Método Convencional”, y debe ser manejado en diferentes tipos de target (mercado) como bares y cátering, cadenas de fast foods, restaurantes, pastelerías y toda la industria alimentaria.

Para ello, las grasas deben tener cuatro aspectos de evaluación que deben cumplirse, entre ellas son: Columna Cromatográfica (Mide la descomposición termo oxidativa de la grasa), Tira Reactiva (Mide la presencia de ácidos grasos libres, pero sólo a temperatura ambiente), Índice de Peróxido (Test clásico de la oxidación de aceite fresco), y Grado de Acidez (indica la cantidad de hidróxido de potasio KOH por miligramo que se necesita para neutralizar los ácidos grasos libres). Estos cuatro aspectos de medición hacen que el aceite se encuentre en buen estado gracias a equipos que miden dichos compuestos, sin llegar a repercutir en la salud de los colombianos.

Existen equipos de medición que miden estás variables polares sólo cuando alcanzan valores críticos, los cuales evitarán los cambios frecuentes e innecesarios del aceite y por tanto, se ahorrarán costes asociados. Pero para llegar a conocer estos cambios se debe tener en cuenta que el aceite se compone de grasas que a temperaturas inferiores a 20°C se denominan generalmente aceites bien sea animal, vegetal, líquida o sólida.

VARIABLES DE UN BUEN ACEITE 1

 

Por: Andrés Gómez Ramírez, Ing. de Mercados – Director de Publicidad, Marketing E-commerce MN Technologies S.A.S