Cinco pilares estratégicos le han valido el éxito a Artesa, una compañía que le apunta al food service colombiano.

Artesa es una panadería artesanal fundada por el empresario Juan Manuel Martínez y su socio principal Didier Rodasa, panadero francés quien también es propietario de un negocio en Washington, Estados Unidos, donde procesa cerca de 15 toneladas de harina al día, proveyendo producto a clientes como la Casa Blanca.

“Nuestro modelo de negocio está enfocado en la producción y comercialización de panadería para suplir las necesidades del canal institucional”, comenta Camilo Monroy, gerente comercial de la empresa. Esta orientación surgió de la experiencia y de hallar la oportunidad, al no haber proveedores de panadería artesanal que atendieran la demanda de las empresas del food service.

Para lograr este objetivo, Artesa adoptó tecnología para la producción de grandes volúmenes de panadería artesanal de calidad, aplicando la estandarización de productos y procesos de producción para lograr que el cliente reciba siempre productos iguales, en la medida de lo posible, para realizar ensambles y preparaciones.
Así mismo implementaron un Sistema de Gestión de Calidad que les permitiera asegurar la calidad en productos y procesos, y cumplir con las auditorías de aceptación de los clientes de mayor tamaño.

“Nos preocupamos por averiguar las necesidades y temores del cliente, y nos enfocamos en solucionarlos. Nuestra propuesta de valor está fundamentada en cinco pilares: logística, estandarización, altos volúmenes de producción, amplio portafolio y procesos de calidad”, agrega.

Para Monroy, una industria que quiera competir en el canal institucional debe pensar en grande, y no significa contar necesariamente con un brazo financiero robusto o tener una planta de producción enorme. “Por pequeña que sea siempre debe pensar en hacer las cosas como las hacen los grandes, adoptar modelos administrativos serios, tener disciplina en sus procesos productivos, ser rigurosos con los temas de calidad y algo muy importante, invertir en tecnología. Si una empresa quiere ser realmente competitiva debe ser eficiente en costos y eso solo se logra con tecnología”.

“Esta orientación surgió de la experiencia y de hallar la oportunidad, al no haber proveedores de panadería artesanal que atendieran la demanda de las empresas del food service.”

Actualmente, Artesa cuenta con 40 colaboradores, de los cuales el 70% labora en planta. Tiene una estructura organizacional definida, con departamentos organizados, y esto les ha valido un crecimiento constante en el corto tiempo que llevan en el mercado.