Un manejo adecuado de residuos, una optimización en la elaboración de envases y una conciencia medioambiental, deben ser los objetivos de la industria.

Según un estudio de tendencias de consumidor publicado por Euromonitor en 2017, el consumidor es cada vez más responsable, está cada vez más interesado en las causas sociales, ambientales y de responsabilidad corporativa y se preocupa por comprar productos saludables y respetuosos con el medioambiente. Es así, como las empresas deben atender esas demandas y estar en capacidad de empoderar al consumidor, permitiéndole, por ejemplo, rastrear los productos que consume desde su origen, generando así, a través de la trazabilidad, una diferenciación significativa en el mercado.
Así mismo, la industria debe innovar de manera permanente con tecnologías verdes, las cuales permiten que varias compañías del sector especializadas en la producción de envases, ofrezcan productos 100% reciclables, inclusive que hasta el 82% de las materias primas de los mismos provengan de fuentes renovables. Ese es sin lugar a dudas el compromiso con el medioambiente y las próximas generaciones.

“La protección es la razón de ser de muchas compañías, y hoy más que nunca la inocuidad de los alimentos y la sostenibilidad de los procesos y envases, deben venir de la mano porque tenemos el reto de responder a las condiciones desafiantes del mercado y satisfacer las tendencias de los consumidores que cada vez se preocupan más por comprar productos saludables, seguros y responsables con el planeta” afirmó, Mauricio Contreras, director de mercadeo de Tetra Pak Andina.

Justamente estas directrices les suman valor a algunas compañías que producen este tipo de empaques y que fomentan el uso racional de los recursos, obligando a todas las industrias a preocuparse por ir más allá de la inocuidad de los alimentos. De hecho, hace algunos meses MinAmbiente expidió la Resolución 1047, con la que se busca reglamentar el manejo de los residuos de envases y empaques de papel, cartón, vidrio, metal entre otras, con la que se busca que el mediano plazo, Colombia reduzca los niveles de CO2 como parte del Acuerdo de París.

“Debemos estar comprometidos con la protección de todo nuestro entorno, y por eso confiamos en que nuestros procesos e innovación permanente nos permitan garantizar que en el 2020 el 100% de nuestros envases provenga de fuentes renovables. Así seguiremos cumpliendo nuestra promesa de entregar a los consumidores un producto de alta calidad y mucha responsabilidad”, concluyó Contreras.

“La protección es la razón de ser de muchas compañías, y hoy más que nunca la inocuidad de los alimentos y la sostenibilidad de los procesos y envases, deben venir de la mano porque tenemos el reto de responder a las condiciones desafiantes del mercado”.

Por: Mauricio Contreras