Las empresas deben hacer un seguimiento constante a las normativas que, entidades como la FDA, actualizan regularmente para un manejo adecuado de los químicos en los Alimentos.

El desarrollo de la industria de alimentos tiene como factor relevante la incorporación en su filosofía del valor de la inocuidad, vista como eje básico de transformación y cultura permanente de trabajo. La responsabilidad se fundamenta en la entrega de productos seguros para el consumidor, es así como los sistemas de gestión en seguridad alimentaria son los motores de garantía para que la industria pueda ofrecer confianza y tranquilidad.
La evolución de los modelos de gestión es permanente, estos trascienden desde la implementación de las buenas prácticas de manufactura, pasando por el sistema de análisis de peligros y puntos de control críticos HACCP y derivando en sistemas de gestión de inocuidad alimentaria, como FSSC 22.000, Food Safety System Certification, norma reconocida por la Iniciativa Mundial de Seguridad Alimentaria (GFSI, por sus siglas en inglés).

En la producción de colorantes sintéticos se pueden presentar peligros de naturaleza química: presencia de colorantes subsidiarios e impurezas orgánicas; los controles establecidos en las etapas de reacción química y purificación fisicoquímica garantizan el efectivo desarrollo del proceso, logrando así productos seguros para el consumo. Se cuenta con pruebas de verificación por cromatografía líquida de alta eficiencia (HPLC) que permiten la validación de los procesos productivos y dan garantía de la entrega de productos con cumplimiento de estándares internacionales (FDA, JECFA, Codex Alimentarius).

“La Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés) busca fortalecer los esquemas de protección a la salud pública.”

La evolución de los modelos de gestión es permanente, estos trascienden desde la implementación de las buenas prácticas de manufactura, pasando por el sistema de análisis de peligros y puntos de control críticos HACCP.

Para los procesos de extracción de colorantes naturales se identifican principalmente peligros de naturaleza química como disolventes , plaguicidas y químicos contaminantes derivados de las materias primas.
En este caso, el objetivo es la entrega de un producto alineado a las normativas existentes, para lo cual se cuenta con procesos de extracción de alto rendimiento y eficiente recuperación de solventes. Adicionalmente, el cumplimiento del producto es verificado mediante análisis por cromatografía gaseosa. Estas medidas y programas adicionales de controles preventivos permiten brindar seguridad y confianza en las diferentes aplicaciones industriales de los colorantes para alimentos.