La limpieza industrial no solo impacta la seguridad de los productos, sino además la productividad, la salud de los empleados y la protección del medio ambiente.

Un programa de orden y limpieza contempla los protocolos necesarios para utilizar los detergentes (las concentraciones de uso, aplicaciones, tiempos de contacto), y también la implementación de tarjetas de emergencia (formatos de seguridad, información de riesgos a la vista del operario para que sepa qué hacer en caso de emergencia).

“La protección en gran medida debe ser en dos vías. No solo es importante garantizar la protección e inocuidad del alimento, sino también la seguridad del operario frente a los agentes o elementos externos propios del proceso. Factores como la ergonomía y los materiales, son claves en el diseño de los productos de protección”, comenta Alejandro Butnaru, coordinador de Marketing de Clay.

Aunque en Colombia se ha avanzado en estos aspectos, según Butnaru, todavía hay fabricantes que no utilizan adecuadamente los productos de protección e higiene, o que emplean prácticas hoy en día controvertidas, como el uso de elementos no desechables o detergentes con alta concentración de fósforo.