Existen desafíos en la industria moderna, especialmente en seguridad y conectividad, que todavía dan tiempo de planeación a las compañías, las cuales hasta ahora comienzan a relacionarse con tecnología.

La industria 4.0 tiene la base de su desarrollo en las tecnologías digitales y en el uso de las mismas. Particularmente en la industria de alimentos puede influir en los procesos productivos, el producto como tal, las relaciones con la cadena de valor y la relación de las empresas con su entorno.

De acuerdo con el ingeniero César Alarcón, gerente comercial de Festo Colombia, Food Industry 4.0 consiste en integrar de manera activa al consumidor, el distribuidor, el proveedor y el procesador de una forma sincrónica para la producción de alimentos.

La Industria 4.0 está enfocada en la adaptabilidad de la producción a los requerimientos del mercado, basándose en las tendencias de consumo. Las compañías deberán anticiparse a la demanda y ajustar la oferta a las necesidades de las personas.

“Cosas como esta se logran con el uso de la big data, que ayuda a predecir las preferencias del mercado y tener adaptadas las plantas para cualquier cambio en las tendencias. La industria de alimentos del futuro, deberá estar en capacidad de producir lo que el consumidor quiere y no lo que cree conveniente”, explica César Alarcón.

¿Por dónde empezar? Tres recomendaciones

  • Capacitar la fuerza de trabajo y ajustar los planes de la compañía
  • Entender la importancia que tiene el contar con datos exclusivos en tiempo real, destaca Leonardo Real, gerente de operación de Canal Clima, empresa que ofrece servicios meteorológicos enfocados principalmente en hacer más eficientes los procesos asociados a las primeras etapas de las cadenas productivas de industrias como la de alimentos
  • Stocks acordes a las necesidades del mercado, pero con inventarios mínimos (eficiencia en costos), asegurando que el producto final es el que el cliente necesita y en el momento que lo requiera, menciona el gerente comercial de Festo Colombia.