Un ambiente seguro para la producción de alimentos no solo depende de los protocolos de limpieza y desinfección, otros elementos en la adecuación de los espacios son determinantes para evitar contaminantes.

“El Invima exige pisos sellados para evitar la formación de microorganismos. Entre estos están los  epóxicos, que generan un acabado liso, sellado y de un solo color brillante, cuya durabilidad se puede extender con la aplicación de arena de cuarzo para generar un mortero que brinde características de resistencia mecánica”, asegura Adriana Piedrahita, directora comercial de pisos industriales de Toxement.

La alta dirección debe tener una visión que establezca como estrategia y ventaja competitiva.

Otra alternativa son los pisos poliméricos, de alta resistencia mecánica pero con resistencia química selectiva; y tecnologías como el uretano cemento, cuya durabilidad brinda
alta resistencia mecánica y a la vez, química. Adicionalmente, este tipo de tecnología viene con aditivo antibacterial para evitar la propagación de microorganismos.

“Unos pisos antibacteriales abren la puerta al industrial para tener pisos antideslizantes, ya que si se presenta contaminación en la porosidad del piso, el aditivo antibacterial se encarga de cambiar el ADN de la bacteria y destruirla”, agrega la experta.