Para sacar provecho del potencial de crecimiento que existe en el mercado de alimentos congelados, también es importante que toda empresa se equipare con maquinaria para el proceso de estos productos.

cuarto-de-congelacion

Fernando Grisales, gerente general de Grivan, asegura que “no existen nuevas tecnologías. Lo que sí ha surgido son soluciones que contribuyen a mejorar los procesos en materia de eficiencia energética y la reducción del efecto invernadero que tienen ciertos procesos”.

Explica que, hay dos tipos de túneles de congelado, los estacionarios y los continuos. “El equipo que se escoge, según tipo de alimento que se quiera congelar. Si son helados, el proceso de congelación es diferente al de los procesados como empanadas, por ejemplo”.

Tipos de proceso

fruta-deshidratada

Para la exportación de productos agrícolas, muchas industrias han entrado a los procesos de liofilización.
Grisales destaca que es el caso del café y algunas frutas.
En breves palabras, se trata de recibir una fruta, clasificarla, refrigerar, congelar, sublimar (cambiar de un estado sólido a uno gaseoso, que no pasa por el líquido), evitando que las partículas de agua queden en el producto”.

Hay otra opción de congelado que es la IQF (la congelación rápida individual, por su significado en español). Esto le da una mejor presentación al producto y permite porcionar las frutas, por mencionar un caso especial, para la facilidad del consumidor final.

En resumen, “el método de congelación que elija una compañía dependerá del tipo de alimento congelado, la velocidad de congelamiento y la velocidad del aire”, como agregó Grisales.

Lo preferible para el caso de las proteínas, frutas y alimentos procesados congelados, es tener una congelación continua y a altas velocidades que permita tener pequeñas partículas de hielo que no afecten las propiedades del producto final.