En el último año, la industria de alimentos ha mostrado una inclinación hacia las soluciones prácticas para el consumidor final, a través de las opciones congeladas. Este es un mercado potencial para la industria y todavía queda mucho espacio para crecer.

verduras-congeladas

Desde el año pasado, los alimentos congelados han sido un tema de conversación más habitual que de costumbre. Por un lado, son los productos bandera que tiene el país para impulsar las exportaciones y, de otro, las verduras, tubérculos, pizza, croquetas, empanadas y frutas congeladas, entre otros, son productos lo suficientemente prácticos para los días agitados de los nuevos consumidores.

Así, la exportación de frutas y congelados hacia Europa y Asia crecieron notablemente, según Maersk Line. El Colombia Express, que forma parte de los contenedores de la firma, aumentó en un 90% las exportaciones entre 2015 y 2016, y la mayoría corresponde a contenedores refrigerados con productos alimenticios que van hacia Europa y Asia.

Y es que, esta es la vía indicada para que estos productos perecederos puedan cruzar fronteras y llegar a nuevos destinos en óptimas condiciones de calidad.

En términos de consumo interno, es importante destacar que existe suficiente espacio para crecer.

De acuerdo con información de Kantar Worldpanel, el 40% de los hogares en América Latina compran productos congelados. Colombia está muy por debajo de este promedio, con un 19%.

El Presidente de Alfrio, Raúl Perea asegura que “cada año aumentan las toneladas de pollo congelado que se procesa en Colombia y aumenta la cantidad del mismo almacenado.Además de pescados, mariscos y nuevos productos como vegetales y jugos congelados, convenientes para el consumo”.

La tendencia es creciente.

alimentos congeladoLos colombianos han ido cambiando sus costumbres y el aumento de sus ingresos ha transformado sus hábitos de consumo.

Todo está migrando hacia la comodidad del cliente y, en ese sentido, las opciones driver están dándole una nueva dinámica al mercado de la alimentación, precisamente, por la necesidad de soluciones ágiles y eficientes.

Cada año se realizan nuevos lanzamientos de alimentos congelados.
Las opciones no se limitan a verduras o papas listas para freír, sino cazuelas de mariscos, sancocho, ajiaco y, hasta mazamorra.

Todo lo anterior, forma parte de la innovación de colombianos que buscan satisfacer a la demanda interna y en el exterior, exportando a países como Estados Unidos y España, donde hay una gran cantidad de población colombiana que anhela los platos típicos.