Recientemente, Gartner, la empresa de consultoría e investigación de mercados, publicó un estudio que revela las características más preocupantes de los procesos productivos y de logística en la industria de alimentos.

banano salchicha

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido enfática en que la inocuidad de los alimentos depende, en gran parte, de la cadena de suministro. Por falta de garantías en la salubridad de los procesos internos es que bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas causan más de 200 enfermedades que van desde la diarrea hasta el cáncer.

La industria de alimentos no se puede permitir fallas en su proceso de producción y distribución, y en sus manos tienen una gran responsabilidad.

Es por eso que, la industria de alimentos no se puede permitir fallas en su proceso de producción y distribución, y en sus manos tienen una gran responsabilidad. Incluso, al observar el ranking de Gartner, varias empresas de consumo masivo que comercializan productos alimenticios, clasifican en las primeras posiciones, respondiendo a este llamado.

Este es el caso de Unilever, Coca- Cola, Nestlé y PepsiCo.

El factor de influencia clave en estos resultados, tiene que ver con la cercanía que han logrado estas marcas con su consumidor y la forma en cómo previenen que sus procesos sufran algún tipo de enfermedad.

De acuerdo con la firma consultora, hay doce síntomas que presenta una cadena de suministro enferma. IAlimentos le muestra los 7 puntos más representativos y algunas soluciones para contrarrestar las falencias.

hombres salchicha 1

  1. La excesiva intervención manual
    El exceso de intervención manual es uno de los principales síntomas que afectan que el producto alimenticio sea completamente inocuo para el consumidor final. Llevar procesos que no sean digitales afecta la trazabilidad, -un concepto del siglo XXI-, puesto que no permiten tener constancia de la procedencia del alimento, ni de su recorrido. Lo anterior, es indispensable para rastrearlo en caso de una eventual crisis o emergencia.
  2. Falta de comunicación en la cadena
    En la industria de alimentos procesados, todo parte de una materia prima que debe llegar a la planta y, posteriormente, si no cuenta con una flota propia, debe incluir a un actor más: la compañía de distribución. En muchas ocasiones, la falta de comunicación entre los que intervienen en la cadena de suministro, afecta el cumplimiento y la calidad del producto final, y, por ende, afecta la relación de empresa con el consumidor. Por eso, establecer canales y herramientas de comunicación efectiva con los proveedores, es fundamental.
  3. Menos uso de Excel chicos riendo planta de produccion
    Hasta hace unos cinco años, Excel podía ser una herramienta fundamental para llevar previsiones de demanda, cálculo del tamaño de los lotes a fabricar o cómo actuar frente a los periodos estacionales. En este momento, la Industria 4.0 y todo lo relacionado con sistemas de información que vigilan los procesos y están habilitados para crear proyecciones, son la salida para evitar el uso de hojas de cálculo aisladas. En el mercado hay soluciones CRM (Customer Relationship Management), ERP (Enterprise Resource Planning) o HCM (Human Capital Management), que dan una visión más amplia sobre el negocio en su conjunto y son softwares que agilizan los procesos en la industria de alimentos.
  4. Pocos indicadores
    Hay que entender la cadena de suministro como un elemento cambiante. Los procesos se van transformando con el pasar del tiempo y con la aparición de nuevas herramientas tecnológicas. Esto, debe ir acompañado de una renovación de los indicadores de gestión de la cadena. Ser claros con estos KPI’s permitirá medir los resultados con precisión y tomar decisiones futuras sobre los puntos de quiebre.
  5. Baja capacidad de respuesta chica dando respuesta planta de produccion
    En la industria de alimentos son tantos los detalles a tener en cuenta, que las empresas son sensibles a terminar en escándalos, inclusive, malintencionados. En este punto es importante llevar un control sobre los procesos, procurar la trazabilidad, hacer uso de renovadas tecnologías y, sensibilizar a la gente. Tal vez, por estas razones, las grandes marcas distinguidas por su cadena de suministro logran salir de los sabotajes a los que se ven expuestas a diario.
  6. Falta de planificación
    La planificación es la clave de toda la cadena de suministro. Y, en un mundo que va a altas velocidades, la planificación avanzada es un requisito para una compañía que produce alimentos. Por eso, las empresas están integrando a su estrategia y planificación, aplicaciones que junten la producción con los planes del ecosistema comercial. En la medida en que todo esté calculado, con tiempos e indicadores, es posible optimizar el flujo de productos e información. Con planificación se pueden llegar a reducir los desperdicios, los tiempos en labores que no lo requieren, los riesgos, conocer los inventarios y llegar de manera oportuna al cliente, entre otros factores.
  7. Incapacidad para ejecutar la estrategia escaleras planificacion industrial
    La cadena de suministro debe acompañar la estrategia de la compañía. Si el direccionamiento estratégico de determinado año es, por ejemplo, ser la empresa con mejores índices de sostenibilidad, el proceso productivo y logístico debe estar alineado al propósito. Precisamente es ahí, donde se establece el punto de partida de la planificación de la cadena. Si, esta no se puede integrar a la estrategia, no funciona y debe replantearse hasta que quede debidamente ajustada.